SEGUINOS

NACIONALES

Espionaje ilegal: aseguran que todas las líneas de investigación “orbitan alrededor de Macri”

En el marco de la investigación por presunto espionaje ilegal perpetrado por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) bajo la gestión de Mauricio Macri, cada vez son más las pruebas que complican al entorno del expresidente.

Así se desprende de una nueva ronda de indagatorias que comenzó el viernes y que concluirá en octubre con las declaraciones del secretario privado del exmandatario y de los exjefes de la central de espías, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

El juez federal de Lomas de Zamora, Juan Pablo Augé, tomó indagatoria al abogado y exagente de la AFI, Facundo Melo, quien amplió su declaración indagatoria a través de la plataforma Zoom, en una audiencia virtual de la que también participaron los fiscales que llevan el caso, Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide.

Previamente, el juez consignó a través de un escrito que “el Director de la AFI Gustavo Arribas y la Subdirectora Silvia Majdalani fueron los responsables institucionales a cargo de ejecutar el plan de inteligencia Nacional que llevaría delante la Agencia”.

El magistrado a cargo de la causa de espionaje ilegal consideró que la funcionaria de la Presidencia, Susana Martinengo “se aseguró” que distintos informes que recibía de los agentes de la AFI le hubieran llegado al entonces al presidente, Mauricio Macri.

En línea con la investigación que llevan adelante los fiscales Incardona y Eyherabide, Augé consideró que “el conjunto de hechos mencionados fue realizado a partir de una estructura delictiva fundamentalmente vertical, que se valía de roles supeditados a distintas jerarquías” en un escrito de 139 páginas en el que detalló la acusación completa para la ronda de indagatorias.

“Se utilizó la estructura de la AFI para practicar espionaje político de un gran y variado número de personas, algunos opositores políticos al gobierno liderado por Mauricio Macri y otros pertenecientes a su misma bandera política; pero claramente esta actividad sistemática de espionaje de contenido político se realizó torciendo la razón de ser de dicha Agencia Federal”, sostuvo.

Lo interesante del escrito utilizado para convocar a indagatorias es que el juez plasmó los detalles del espionaje que sufrieron los opositores, los propios del gobierno de Cambiemos, y hasta la hermana de Macri, Florencia y su pareja. En el documento el juez puso la lupa en la relación de los agentes, no solo con la cúpula de la AFI sino con los funcionarios “dependientes de la Presidencia de la Nación” que estaba a cargo de Mauricio Macri.

En este marco, se refirió a Susana Martinengo, funcionaria pública que prestó funciones en la Oficina de Documentación Presidencial durante la presidencia de Macri, de quien dijo que “formó parte de la empresa criminal del resto de los imputados, en tanto recibía, coordinaba trabajos y transmitía información obtenida a partir de las actividades de espionaje ilegal que realizaban los agentes”.

Augé asegura que las órdenes fueron impartidas desde la AFI a sus agentes y las actividades que ellos realizaron “fueron justamente las que la propia ley prohíbe realizar, esto es, obtener información, producir inteligencia o almacenar datos sobre personas, por el solo hecho de su raza, fe religiosa, acciones privadas, u opinión política, o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias, cooperativas, asistenciales, culturales o laborales, así como por la actividad lícita que desarrollen en cualquier esfera de acción ( art. 4 inc. 2 de la ley 25520)”.

En su declaración del viernes vía Zoom, Melo rechazó las acusaciones en su contra, que implican desde la intervención para colocar una bomba en la puerta de la casa de un ex funcionario, seguimientos a Cristina Fernández de Kirchner y otros siete casos.

Melo negó la bomba y dijo que nunca en su vida vio al narco Sergio Rodríguez alias Verdura, aunque admitió que todo lo que sí hizo en el marco del espionaje lo hizo porque existía cadena de mandos y una orden que suponía legal.

Esta semana será el turno de declarar de tres agentes. El lunes le corresponde a Leandro Araque; el martes 8 lo hará el Turco Jorge Sáez y el miércoles 9, Emiliano Matta. En tanto, el exsecretario de Mauricio Macri, Darío Nieto, deberá declarar ante la Justicia el próximo 6 de octubre.

A todos se los acusa de “haber conformado una organización criminal construida desde el propio aparato del Estado central, en especial desde el Poder Ejecutivo Nacional, y una de sus dependencias directas, la Agencia Federal de Inteligencia”, desde la cual llevaron a cabo actividades de inteligencia ilegal en distintos períodos y en diversas jurisdicciones, según surge de la imputación que les fue remitida a las partes.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-