SEGUINOS

NACIONALES

Espionaje: Macri será imputado por la Justicia

Las próximas dos semanas serán cruciales para la reconfiguración del escenario judicial, más que nunca traccionador de la política en cuarentena. Estos movimientos impactarán tanto en las principales causas que desde hace cuatro años arrastra el kirchnerismo como en las incipientes investigaciones ligadas a un sistema de espionaje ilegal que amenazan con acorralar al macrismo.

No sólo será porque hoy el fiscal federal Jorge Di Lello formulará el requerimiento de instrucción para dar el puntapié inicial que eche a rodar la denuncia de la AFI contra el tándem Gustavo Arribas-Silvia Majdalani y tres agentes más, tras el hallazgo de un listado de correos electrónicos interceptados a dirigentes políticos.

Es a través de un gran angular como se pueden apreciar varias otras definiciones más, en distintos frentes, hacia los cuales el cristinismo ha dirigido sigilosamente los cañones para desatar un ataque con fuego a discreción. Pero lo que en realidad puede pegar un sacudón a la política se cocina lejos de las luces del centro. Más específicamente, en el juzgado federal de Lomas de Zamora, a cargo de Federico Villena, quien se topó con elementos que podrían derivar en la confirmación de que existía un sistema clandestino de espionaje y seguimiento para producir inteligencia ilegal. Un escándalo D’Alessio potenciado. Hasta impensables y conocidos jueces habrían sido blanco de tareas non sanctas.

El requerimiento de Di Lello sobre la denuncia de la interventora de la AFI Cristina Caamaño será eminentemente técnico, y con un amplio abanico de pruebas a pedir para intentar hurgar no sólo en el listado de mails “pinchados”, sino en la cadena de contrataciones de la AFI durante la gestión Arribas. Una suerte de autopsia del manejo de “La Casa”. Casualmente, fue el escribano quien, en 2016, había intentado una denuncia similar y por los mismos motivos contra su antecesor, Francisco “Paco” Larcher. Por más formal que sea el documento de la fiscalía, no evitará que el kirchnerismo se embandere detrás de la causa que comenzará su recorrido. Lo cierto es que antes de que termine el día Mauricio Macri volverá a estar imputado en una causa penal que investiga espionaje ilegal. Un estigma que lo persigue. En la misma condición estarán Arribas, Majdalani y los tres agentes que tenían cadena de responsabilidad en la utilización de una máquina donde quedaron esos rastros que halló Caamaño, incluido el cuñado de Majdalani, Darío Biorci. Hubo sectores en tribunales que se sorprendieron con el variopinto y -en general- difuso criterio que ofrecía el listado de emails que se habrían interceptado. “¿No lo habrán dejado a propósito, para distraer?”, se preguntaron. Algunos nombres movían a risa por su intrascendencia. La distracción sería de cuántas de las denominadas “precausas” habían sido activadas por Cambiemos en la Justicia federal para “caminar” gente con paraguas legal.

El objetivo del kirchnerismo será que la “Mesa Judicial” se configure como una marca registrada en sí misma. Así como la “servilleta de Corach” fue la metáfora de Menem y su relación con la Justicia, la de Macri será la Mesa. Resta ver cómo se desempeña haciendo equilibrismo la camarista Ana María Figueroa con el pliego de preguntas que deberá responder bajo juramento de verdad, y que le remitió el fiscal Ramiro González, tras el reconocimiento de que había miembros del Ejecutivo de Macri que presionaban por fallos. Un secreto a voces que fue complementado por los dichos de otros magistrados. Ninguno con identificación de momento, lugar e interlocutor. Pero hay varias causas -como la de María Servini- que ofrecen un hilo del cual tirar hasta llegar a algunos integrantes de la “Mesa”. Rodolfo Canicoba Corral debe activar otra similar por espionaje a jueces que combina no sólo curiosidades migratorias, sino el accionar dentro de AFIP, otra de las patas que cobrará relevancia en poco tiempo. El animador Marcelo Tinelli se encargó de recordar a sus 10 millones de seguidores de Twitter que fue una de las víctimas de la acción coordinada del “grupo le remitió el fiscal Ramiro González, tras el reconocimiento de que había miembros del Ejecutivo de Macri que presionaban por fallos.

Un secreto a voces que fue complementado por los dichos de otros magistrados. Ninguno con identificación de momento, lugar e interlocutor. Pero hay varias causas –como la de María Servini- que ofrecen un hilo del cual tirar hasta llegar a algunos integrantes de la “mesa”. Rodolfo Canicoba Corral debe activar otra similar por espionaje a jueces que combina no solo curiosidades migratorias, sino el accionar dentro de AFIP, otra de las patas que cobrará relevancia en poco tiempo. El animador Marcelo Tinelli se encargó de recordar a sus 10 millones de seguidores de Twitter que fue una de las víctimas de la acción coordinada del “grupo de tareas” que hasta reconoció el ex N°2 de la AFIP durante la era Abad, Horacio Castagnola, en una declaración que está dentro de un expediente judicial.

Lomas de Zamora puede convertirse en el epicentro de un escándalo que irradie conectores que lo asimilen a una suerte de “eslabón perdido” en un “sistema” que tenía su propia lógica y división de tareas durante el gobierno anterior. Si ocurre, el kirchnerismo habría encontrado su trébol de cuatro hojas, luego de empezar a percutir con todos sus recursos para el concepto de “persecución política” por parte del macrismo. Explicaría eso los múltiples movimientos –subterráneos y no- que han venido haciendo en las últimas semanas tanto en la Justicia como en el Senado, donde se activó el revisionismo sobre deuda, espías y AMIA, tres asuntos sensibles para Cristina.

El cristinismo duro parece haber perdido la paciencia con la rigurosidad exhibida por el Gobierno para afrontar la cuestión judicial. No entusiasma la anunciada reforma que voceros oficiales habían confirmado para el viernes de la semana pasada. Al “lawfare” que denuncia la expresidenta, los cambios, todavía en carpeta, no le hacen ni cosquillas. Lo que sí interesa es un eventual ampliación de la Corte, algo que mandaron testear en su constitucionalidad. Imaginan diseño de al menos 4 salas temáticas y un crecimiento exponencial de vacantes a cubrir. Al presidente se lo debería proponer el Consejo Consultivo que vendría con la ley. Ya fue sondeado un importante abogado para presidirlo, en un almuerzo que compartieron con el candidato, Alberto Fernández y el Decano de la Facultad de Derecho.

Los juicios que afectan a Cristina de Kirchner también tendrán un par de semanas de abundante movimiento. El TOF 8 tendrá que responderle a Carlos Zannini (que es el rocurador del Tesoro) si decide o no anular el juicio por el Memorándum con Irán debido a la desatención previa de haber considerado imputado a un funcionario de alta jerarquía de Interpol, con status diplomático. Se activó una instrucción complementaria en el juicio Hotesur- Los Sauces que puede arrojar datos duros sobre los balances del emprendimiento inmobiliario de la exmandataria. Y “dólar futuro” continúa tramitando una pericia comparativa que la gestión monetaria de Cambiemos se encargó de convertir en el seguro de absolución para los K. Para colmo, en Mar del Plata, la Cámara Federal ratificó al juez Alejo Ramos Padilla y quedó en posición de definir si ratifica el procesamiento del periodista de Clarín Daniel Santoro y del fiscal Carlos Stornelli por espionaje y extorsión.

La embestida no dará tregua durante los próximos días de pandemia, mientras el Gobierno está ocupado en la faceta económica y sanitaria. Tanto que parece que no fue casualidad –cuando realmente lo fue- que la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA) haya denunciado a Marcos Peña por trapisondas realizadas con la pauta publicitaria.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-