SEGUINOS

Sociedad

Cómo evitar el estancamiento en emociones negativas

La coach de vida, Liliana Timmer, trae consejos para evitar que emociones negativas perduren y afecten el funcionamiento diario.


“Generalmente quedamos estancados en tristeza, enojo o culpa. Siempre hago hincapié en gestionar las emociones, cosa que no es para nada sencilla, pero sí se puede lograr”, aseguró la experta.

La coach explicó que “son emociones que nublan nuestro juicio, nos hacen actuar sin control y sin pensar en las consecuencias” y “tenemos que tener en cuenta que estas emociones nos atrapan de una manera en que resulta imposible liberarnos por un largo período de tiempo”. “No somos propensos a experimentar esto, pero hay gente a la que le cuesta”, aclaró.

“Si estoy triste por la muerte de alguien y hago duelo durante 6 meses, es normal; cada uno procesa a su tiempo. Lo que no es lógico es quedarme con bronca cuando tuve una situación laboral, por ejemplo: hice mal algo y esa frustración me perdura mucho tiempo”, dijo.

En ese sentido, Timmer indicó que “tengo que transitar estas emociones y dejarlas fluir”, dado que “está bien que las sienta pero no está bueno que me quede ahí”.

“Es imprescindible tener en cuenta las circunstancias: no es lo mismo el duelo por un fallecimiento que por una ruptura de relación, sea amistosa o amorosa; ni es lo mismo el enojo por una situación laboral o por una discusión con alguien”, agregó.

¿Qué podemos hacer?

  1. Reconocer lo que nos pasa: aceptar que a mí esta situación me genera esta emoción. Es muy importante reconocernos para no quedarnos enganchados en ese estado de ánimo.
  2. Marcar tiempos: si realmente tenemos deseos de hacerlo y podemos, hay que trascender esta emoción para que no afecte el funcionamiento diario. Si no soy capaz de deshacerme o luchar contra una emoción, sólo la perpetuo. Para evitar que la emoción me domine, me tomo momentos para sentir y procesar; puedo escribirlo o charlarlo.
  3. Cuidar nuestro diálogo interno: nuestros pensamientos generan emociones, indiscutiblemente. Si nosotros constantemente estamos pensando en algo que nos decepcionó, difícilmente vamos a poder dejar de sentirnos así. El diálogo interno aviva el fuego de lo que generan las emociones, entonces tenemos que dirigir nuestros pensamientos hacia interpretaciones que nos den otra perspectiva. Si no podemos solos, buscar ayuda.

“Tenemos que tener la decisión propia. Si nosotros no decidimos salir del lugar en el que estamos, no lo vamos a poder hacer, así busquemos ayuda”, advirtió la coach.

Por último, señaló: “Si quiero salir de un estado emocional, tengo que permitirme sentirlo durante el tiempo prudente y de una manera saludable. Las emociones hay que transitarlas para gestionarlas, no ocultarlas”.

Descargar Semanario Seis Páginas
-