SEGUINOS

Expertos piden aplicación de tests masivos para poder reactivar la construcción y la industria

La industria y la construcción son señaladas por los expertos como los primeros sectores que deberían ponerse en marcha en este contexto para evitar más deterioros en la economía.

Distintos indicadores económicos empiezan a ser cada vez más preocupantes. Lo que no implica que no lo sea también la necesidad de tomar medidas preventivas para evitar contagios en estampida del coronavirus. El aislamiento social preventivo y obligatorio volvió a asestarle un golpe a la construcción.

La venta de productos para la construcción, como ladrillos, cerámicos, cemento portland, cal y otros, cayó un 39,5% en marzo respecto al mismo mes del año anterior. Y si se compara con febrero de 2020 los volúmenes despachados se contrajeron un 31,44% de manera desestacionalizada, según datos del Indice Construya (IC). Esto se tradujo, a su vez, en un descenso acumulado de 16,9% de la actividad durante el primer trimestre del año.

Desde el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) señalan que la economía debe empezar a normalizarse y, para ello, es necesario detectar los casos sintomáticos y asintomáticos a partir de una mayor realización de tests.

“La industria podría empezar a normalizarse pues no es un sector que tiene contacto con el público. Se podrían implementar las medidas sanitarias necesarias en las plantas y empezar a trabajar. Son espacios en donde se pueden tomar recaudos. Lo mismo que en la construcción y el sector de los asalariados”, dijo a iProfesional, Jorge Colina, economista de IDESA.

La situación de la construcción es particular. “El nivel de empleo formal en la construcción continuó acompañando el proceso recesivo. Con datos a enero de 2020 la cantidad de puestos de trabajo formales medidos cayó hasta 346.311 y marco el mínimo de la década 2011-2020. Y en febrero, los permisos de construcción de obras privadas se sumaron al proceso contractivo sectorial”, destalló Pablo Lara, director de Estrateco Consultores.

Por eso Colina indicó que resulta prioritario realizar más test y, al mismo tiempo, comenzar a flexibilizar la cuarentena. “La idea sería empezar a normalizar la actividad económica y detectar los casos mediante testeos”.

En su visión, el Gobierno debe hacer la mayor cantidad de test posibles para detectar a los portadores asintomáticos del COVID-19 en la medida en que las condiciones presupuestaria y la disponibilidad de insumos lo permitan puesto que, en este segundo caso, es mayor el uso en aquellos países que los desarrollan.

La postura del instituto dirigida por el economista Jorge Colina toma fuerza en momentos en que el Hospital Manuel Belgrano, de San Martín, en la provincia de Buenos Aires, y la clínica Providencia y el Hospital Italiano de la Ciudad registraron a más de 70 integrantes del staff sanitario, entre médicos y enfermeros, con síntomas de coronavirus. Gran parte de los afectados son asintomáticos.

“Primero se debe testear a las personas que llegan con síntomas. Luego, al personal de la salud, y en tercer lugar a los ciudadanos en general para detectar las infecciones comunitarias”, detalló Colina.

Conciente de que la caída de la economía se debe al confinamiento obligatorio, sostuvo que “la idea sería empezar a normalizar las distintas actividades y detectar los casoso en simultáneo. El confinamiento es la respuesta a la ignorancia de dónde están las personas con la enfermedad”.

Por esa razón sostuvo que estos tests deberían realizarse en las zonas de concentración de llegada de las personas en transporte público, como las estaciones terminales de Retiro y Constitución, como también en las áreas de trasbordo y, de esa manera, empezar a darle oxígeno a la Argentina.

Aunque en los últimos días se incrementó la cantidad de test de detección, el país continúa siendo uno de los que menos testeos realiza. De hecho, un informe que se conoció este jueves basado en datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que la Argentina es uno de los países que menos testeos realiza y ocupa el puesto 70 en el ránking mundial.

Según datos del Ministerio de Salud, dados a conocer por Perfil, el país adquirió 555.000 reactivos para realizar esos testeos y hay otro pedido realizado pero sin detalles sobre de qué cantidad se trata.

Detectar rápidamente los casos, tanto los sintomáticos como los asintomáticos, resulta fundamental no sólo para ir saliendo del aislamiento social preventivo y obligatorio sino, también, porque será una manera de incorporar nuevos hábitos para aprender a convivir con el virus hasta tanto se encuentre una cura o una vacuna.

Así también lo ven en el Instituto Balseiro. “Es necesario implementar sistemas de detección rápida de focos de contagio para aislarlos y tratarlos. Es necesario también resguardar a las personas con mayores riesgos. Esas personas conviven estrechamente con otras que no tienen tanto riesgo (en la familia, en los trabajos, en lugares públicos y medios de transporte), lo cual exige desarrollar medidas de protección”, consideró Alberto Baruj, docente del Instituto Balseiro, en una entrevista con esa entidad.

El académico agregó que “es necesario asistir a todas las personas que no pueden percibir ingresos por el freno a la actividad económica. Es un desafío que pone a prueba a toda la sociedad”. Baruj integra el grupo de Científicos y Universitarios Autoconvocados de Bariloche que analiza las distintas situaciones que planteó el coronavirus desde un abordaje multidisciplinario.

El informe de IDESA señala que la Argentina extendió el aislamiento –situación que podría repetirse a finales de abril, cuando termine esta segunda prórroga- cuando aparece con menos infectados dentro de la región. Sin embargo, advierte que esta mirada puede ser errónea puesto que

• Chile ejecuta 38 test y Uruguay 20 test por cada 10.000 habitantes.

• Perú realiza 15 test y Ecuador 10 test por cada 10.000 habitantes.

• Argentina y Brasil realizan apenas 3 test por cada 10.000 habitantes.

“Estos datos sugieren que la cantidad de casos detectados depende de la cantidad de test. Hay países que se toman en serio la detección del virus, como Chile y Uruguay, y se esfuerzan por realizar la mayor cantidad posible de test. Otros, con más limitaciones de recursos, como Perú y Ecuador, están en un escalón intermedio. En la Argentina y Brasil, la opción es no hacer muchos test. Las estadísticas están reflejando la decisión de política sanitaria de no medir la enfermedad y no que se esté dominando el contagio”, enfatizó el reporte de IDESA.

Por esa razón, Colina consideró que es errada la decisión del Gobierno de extender el aislamiento sin sustento científico, e insistió en la necesidad de hacer más tests de detección de coronavirus con buenos protocolos de prevención como una forma de poder darle marcha a una economía que ya venía recesiva. Y, ahora, con una previsión de caída de 5,2% del PBI de acuerdo a las previsiones del Banco Mundial.

Fuente: IP Profesional.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-