SEGUINOS

POLICIALES

Extraditaron desde Misiones al Brasil a un peligroso robabancos que había sido arrestado cerca de El Soberbio

Un peligroso delincuente brasileño, buscado en su país por doce ataques en 17 bancos en un periodo de ocho meses, solo en 2017, fue extraditado desde Misiones, donde lo habían arrestado a fines de ese año, cerca de El Soberbio. Lo sacaron de la provincia por Puerto Iguazú. Fueron a buscarlo uniformados del Brasil en el puente internacional Tancredo Neves, que conecta la Ciudad de las Cataratas con Foz de Iguazú.

Se trata de Vanderlei “Vando” Lopes, a quien incluso intentaron liberar a los tiros cuando se encontraba alojado en la Unidad Penal Dos de Oberá. Por tal motivo, él y su hermano, también arrestado en la redada, fueron reubicados en distintos presidios misioneros hasta que se cumplimentaron los trámites de extradición.

Para trasladar al malviviente hasta la frontera se montó un operativo especial, en el que intervinieron el Grupo de Intervención Especial Penitenciaria (G.I.E.P.) del Servicio Penitenciario Provincial; el GOE de la Policía de Misiones, la Gendarmería Nacional y la Policía Federal.

En junio del 2017, Vando habría participado de la organización del plan para rescatar a su hermano Rudinei ‘Gordo’ Lopes, quien estaba alojado en el presidio estatal de Lajeado, en Rio Grande do Sul, en territorio brasileño y a 400 kilómetros de El Soberbio. Concretado el escape, de los hermanos recién volvió a tenerse noticias el 29 de noviembre de ese año, cuando la Policía de Misiones los encontró en una propiedad ubicada del paraje El Botón, a unos 32 kilómetros aproximadamente del casco urbano de El Soberbio. Allí tenían dos chalecos antibalas, tres camionetas para circular por la zona, un pan de explosivos, un fusil de asalto calibre 5,56, una pistola automática Taurus con tres cargadores, un rifle, 54 cartuchos de calibre 380 y 141 de calibre 5,56.

A los Lopes los encerraron en la Unidad Penal Dos de Oberá. El 30 de julio de 2018, al menos cuatro malvivientes tomaron de rehén a un remisero, luego de que le pidieran un viaje hasta General Alvear. En realidad, querían ir hasta un sector en construcción de la colonia carcelaria. Una vez ahí avanzaron sobre el sereno, quien alertó a los guardiacárceles. Entonces se desató un tiroteo, que afortunadamente acabó sin heridos. Todo apunta a que ese grupo tenía el plan de liberar a los delincuentes brasileños.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-