Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Fariña: “Tienen sus políticas, pero a mí no me saca nadie la impotencia”

Posadas

El fotógrafo habló sobre la injusticia que vivió en el Parque Nacional Iguazú. “Fijé como objetivo que me dieran mi cámara y la memoria”, dijo Fariña.


El pasado fin de semana, Sixto Fariña recorría junto a su hijo el Parque Nacional Iguazú, lugar que visitó muchas veces por su profesión como fotógrafo, hasta que un guarda parques secuestró sus herramientas de trabajo. “No conozco al señor. A mí no me sale el dolor que tengo por lo que me pasó. Creo que fue por lo que encabezaba este señor, Sergio Acosta. Cuando yo insistía, estuve casi 10 horas esperando, fijé como objetivo que mientras no me dieran mi cámara y la memoria, me iba a quedar ahí”, contó el reportero gráfico.

La solidaridad de la ciudadanía, de sus pares y de funcionarios gubernamentales llegó rápidamente a Fariña, quien expresó su gratitud. “En estos casos creo que se ve el apoyo desinteresado de tanta gente, y a la mayoría no conozco. No pude entrar todavía a ver todo, pero me doy cuenta que es un apoyo masivo y un repudio a la mala actitud. El agradecimiento profundo por todo eso. Cuando uno hace un sacrificio y hace bien su trabajo, con respeto, esta es la recompensa y el reconocimiento, de la gente común, de profesionales y de funcionarios”.

El maltrato a Sixto Fariña en el Parque

“El domingo me llamó uno de los jefes, Héctor Val, me entregó la cámara y lo primero que hice fue mirar y probarla. Para eso tenía que poner la tarjeta de memoria y decía que «no contiene ni un elemento». Yo al comienzo le dije que no me merezco ni que me saquen la cámara ni que me borren. Me dieron 2 opciones: que iban a secuestrar la cámara o que yo borre las fotos sacadas en Cataratas e irme. Cuando me terminó de hablar, me salió de pronto decir «ni una de las dos»”, relató.

El fotógrafo señaló que no tenía la autorización para sacar fotos en el lugar, porque desconocía el requerimiento de la misma. “Me llamó la atención porque me he ido con periodistas de distintos medios, solo, con mi familia y siempre saco fotos. Saqué muchas fotos siempre y nunca nadie me dijo nada. Ese día, antes de retirar las entradas en ventanilla, ya tenía las dos cámaras y estaba sacando fotos de la gente: de cómo se manejan con el barbijo, con el cartel de Parque y hasta en la ventanilla. Se notaba que no era un turista por la cámara, que es llamativa por el teleobjetivo y los lentes. Por lo menos me hubieran dicho ahí”, analizó.

“Me dolió que me hayan sacado mi herramienta y me hayan dejado varado 3 días. Las horas que esperé mi cámara estuve solo, nadie me dio un vaso de agua. Fue un desprecio y me trataron re mal”.

Sixto Fariña, fotógrafo

“Hay que aprovechar el tiempo con el grupo y los guías. Cuando llegué, empecé a sacar fotos para Sociales. Hay un sector donde hay un fotógrafo con una escalera y ahí no entra la gente que no hace cola para que le tomen la foto. Quiero tener distintos tipos de fotos, entonces cuando el fotógrafo de ahí estaba sacando desde la escalera, en un lugar donde solo él podía sacar, levanté según la gente, porque veo qué foto me gusta: cuando veo una familia o algo que me interesa, es muy rápido”, contextualizó.

En ese marco, Fariña explicó que “vinieron dos señoras con chicos, que trabajaban sobre el cáncer en niños y me pareció una noble causa, me enfoqué ahí y saqué varias fotos. La señora me preguntó cuándo iba a salir en el diario y uno nunca sabe si van a publicar o no. Le dije que si no salía, tengo una página web y yo se las podía enviar sin cargo. Eso escucharon los fotógrafos“.

“Cuando me aparto, un fotógrafo grande me dijo que no podía ir a sacar fotos ahí. Me lo dijo como una amenaza, malo el tipo, nervioso. Le dije que soy misionero y que conozco su trabajo, que tengo un gran respeto y que no es esa mi forma. Le expliqué que saco fotos para El Territorio y seguí sacando fotos. Al rato salimos hacia el tren y el señor como que me esperaba a mí. Me preguntó qué fotos sacaba y con toda sinceridad, le respondí”, repasó el reportero.

¿Y después?

El martes, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación y de la Administración de Parques Nacionales emitieron un comunicado en el cual expresan que tomaron directa intervención para solucionar el incidente registrado. Es por eso que se tomó la decisión de discontinuar la gestión del Intendente del PN Iguazú, Sergio Acosta, “situación que le había sido comunicada en el mes de diciembre, con independencia del hecho acaecido con el Sr. Fariña”.

El fotógrafo afectado remarcó que la situación que vivió en el Parque “es muy grave. Ellos tienen sus políticas y sus formas, pero a mí no me saca nadie la impotencia“.

Consultado sobre la posibilidad de accionar legalmente, respondió: “Tengo que analizar y hacer algo. Todavía no me senté a pensarlo. Algo tengo que hacer porque hay muchos reporteros gráficos y yo mismo tengo un deseo de seguir trabajando como me gusta; para que traten de que haya más respeto y se dignifique más nuestra profesión, sino tengo que andar con miedo”.

Siguiendo esa línea, Fariña refirió a la “época militar” de 1976. “Ya me pasaron cosas con esta profesión y es muy injusto. Soy muy respetuoso con todos los trabajos. y no entiendo que me traten mal ni que me saquen mi herramienta de trabajo. Hice la Colimba también y me trataban como un soldado que hizo algo malo”, cerró.