Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle Jorge Kurrle

Farmacéutica brasileña anunció la producción en escala de Sputnik para toda América Latina

Salud

La farmacéutica brasileña Uniao Química anunció este jueves oficialmente que la producción de vacunas Sputnik V que comenzó en su planta de Guarulhos, estado de San Pablo, será destinada a los países de América Latina que aprobaron el uso del inmunizante desarrollado en Rusia por el Instituto Gamaleya, entre los que se cuenta Argentina.

La vacuna Sputnik será producida totalmente en San Pablo sin necesidad de componentes importados, aseguró la empresa farmacéutica a través de un comunicado, pese a que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), el ente regulador brasileño, rechazó en el primer intento la utilización del inmunizante en Brasil alegando problemas de documentación sobre la seguridad en humanos.

“Tendremos capacidad para producir ocho millones de dosis por mes”, dijo el vicepresidente de Uniao Química, José Luis Junqueira, en una declaración enviada a Télam por la propia empresa.

El anuncio fue realizado luego que se produjera el primer lote de 100.000 dosis en la planta de Guarulhos, municipio del Gran San Pablo.

En un comunicado divulgado esta noche, Uniao Química indicó que “la transferencia de tecnología para Brasil es fundamental para poder, lo más rápido posible, tener su independencia sobre la disponibilidad de inmunizantes contra la Covid-19 para toda la población brasileña”.

Sputinik V fue autorizada en 58 países con eficacia comprobada de 91,6%, recordó el comunicado. El anuncio oficial inicial lo había hecho horas antes la autoridad rusa.

“El primer lote de Sputnik V fue producido por el principal fabricante brasileño Unión Química”, informó al mediodía, en inglés, la cuenta oficial de la vacuna de origen ruso en la red social Twitter.

Las dosis producidas serán exportadas a otros países de América Latina después de someterse a controles de calidad en el Instituto Gamaleya de Moscú y la certificación de la fábrica por parte del ente regulador brasileño Anvisa, de Brasil.

Pese a que el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), que comercializa la Sputnik V, consiguió contratos de suministro del fármaco a varios estados de Brasil e incluso acordó su producción en el territorio del país a finales de abril pasado, Anvisa vetó la importación del inmunizante alegando no contar con los documentos suficientes para dar el visto bueno.

Esto provocó un repudio por parte del fondo ruso, que atribuyó la decisión a presiones de Estados Unidos sobre la administración brasileña de Jair Bolsonaro.

Mientras tanto, el Gobierno tendió puentes con Rusia para intentar la aprobación del fármaco en una nueva revisión por parte de Anvisa.

Un comunicado del Palacio de Itamaraty, sede de la Cancillería de Brasil, destacó a principios de mayo la disposición de Anvisa y del RDIF para “aclarar dudas frente a la vacuna, incluyendo la provisión de documentación solicitada”.

La Sputnik V fue desarrollada y aprobada en Rusia el 11 de agosto de 2020. El fármaco consta de dos dosis aplicadas con un intervalo de 21 días: la primera se basa en el adenovirus humano tipo 26 y la segunda, en el adenovirus humano recombinante del tipo 5.

Fuente: Télam.