Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Femicidio de la taxista: Testigos, además de hollín en las zapatillas, incriminan al marido

Justicia Provinciales

Así consta en parte del expediente labrado a propósito de la declaración indagatoria que le tomó el juez de la causa Miguel Matttos, juez de Instrucción N° 7, al marido de la taxista Claudia Benítez, asesinada el pasado 17 de este mes.  El marido de la mujer Juan Andrés Rodríguez se encuentra detenido, bajo sospecha de haber cometido el femicidio con ayuda de cómplices y se negó a declarar cuando el juez dio lectura al expediente en el que se detallan todas las pruebas colectadas que incriminan al sospechoso. De hecho, tras negarse a declarar, el juez declinó concederle la excarcelación y dispuso que permaneciera detenido a disposición de ese juzgado.

Al estar de los testigos que se presentaron a declarar ante el juez, Rodríguez habría salido poco después que su mujer la taxista respondiera a un llamado en servicio. Así al menos testimonió una vecina, en tanto que otros testimonios daban cuenta que vieron el taxi circular hacia las 508 viviendas y luego lo vuelve a ver de regreso, ya al mando de un hombre cuyas características y vestimentas concuerdan con las de rodríguez, afirma. Con esa misma vestimenta habría asistido a una barbería cuyo propietario también lo identifica ese mismo día del asesinato.

Se conjetura luego que el femicidio “se habría  producido en la vivienda abandonada en zona de Campo Bauer calle 239 y calle 52, detrás del Parque Industrial donde la habrían atado con sus propia prendas de vestir ambas manos por detrás de la espalda, y colocando con la misma prenda en forma de capucha sobre su cabeza inmovilizándola totalmente así como apuñalándola en la zona del cuello a la Sra. Claudia Elizabeth Beníitez para posteriormente ser arrojado a un pozo ubicado en dicho predio”.

En el expediente se habla de maniobras llevadas a cabo por el sospechoso junto a presuntos cómplices del crimen para borrar huellas, terminando con el incendio del taxi. Testimonios y cargos le fueron leídos al acusado, pero cuando finalmente fue preguntado si quería declarar se pronunció por la negativa.