SEGUINOS

Justicia

Femicidio de Yanina Benítez: Gauna confesó a medias el crimen y pidió perdón porque dice estar arrepentido

Jorge Gauna, acusado de haber estrangulado a su pareja Yanina Benítez (24) y de encerrar bajo llave a una hija de la chica junto al cadáver de su madre toda la noche, declaró este miércoles en el juicio que se le sigue en el Tribunal Penal Dos de Posadas. Dijo estar arrepentido y admitió a medias el hecho, pero trató de ponerse como víctima de supuestos malos tratos por parte de la fallecida.

La primera audiencia del debate oral y público por el femicidio ocurrido en octubre de 2014 en el barrio Unido de Garupá comenzó alrededor de las 8.15 y terminó a las 12. Declararon como testigos dos médicos, una bioquímica, tres oficiales de la Policía que intervinieron en la investigación del hecho y dos parientes de la fallecida, su padre, Juan Ramón Benítez, y su tío, Sergio Omar Benítez.

La lectura del requerimiento de elevación a juicio y del auto en el mismo sentido firmado por el juez Ricardo Balor duró una hora y veinte minutos. Después llegó el momento de la indagatoria. Gauna aceptó comparecer ante los camaristas César Yaya (presidente del Tribunal), Gregorio Busse y Ángel Dejesús Cardozo.

Aseguró que él sufría maltratos por parte de Yanina y que la noche anterior al femicidio ella lo golpeó con un palo y le arañó.

Dijo que está arrepentido y pidió perdón. Además, que nunca pensó que iba a pasar “eso” (en relación al crimen) después del supuesto ataque de ella.

En ningún momento de su relato contó el estrangulamiento. Juró que se fue de la casa pensando que la chica estaba inconsciente.

Padre y tío de la víctima fueron los primeros en acudir en auxilio de la hija de Yanina, quien al notar que estaba encerrada empezó a golpear la puerta de chapa y vidrio con una pava. Ellos contaron que al principio pensaron que la niña había quedado encerrada por una travesura, pero luego se percataron de la magnitud del horror cuando la pequeña contó que su mamá yacía sin vida en el interior de la residencia.

Cuando el fiscal Martín Raú le preguntó a Juan Ramón a quién sospechaba del asesinato, giró hacia Gauna y dijo: “De él, porque siempre fue un cobarde”.

Este jueves el proceso seguirá con tres testimonios más y el viernes será el momento de los alegatos de las partes y la sentencia.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-