SEGUINOS

DEPORTES

Fútbol: los cambios que traerán las nuevas reglas para cuando regrese la actividad

Qué manos se están sancionando y no deberían cobrarse, un intento de agilizar el protocolo VAR que jerarquiza la función del árbitro de video y algunas mejoras en la situación del arquero en los penales son los cambios que mayor efecto pueden tener en el juego, entre los decididos el 3 de marzo último por la IFAB, la International Board, organismo que define y redacta las modificaciones a la Reglas del Juego FIFA. Un dato no menor: estas nuevas reglamentaciones se verían recién cuando empiece la nueva temporada.

En cuanto a las manos, mostró un gráfico para explicar dónde comienza la parte «sancionable», de modo que se dejen de cobrar los controles con la parte superior, donde articula con el hombro.

«La de la mano es difícil, porque en el golpe de vista no es sencillo determinar si la pelota pega arriba o debajo de la axila», dice Federico Beligoy, director nacional de árbitraje de la Argentina. Es cierto, el buen golpe de vista es una de las cosas que define la excelencia de los árbitros y es, en efecto, muy difícil.

Pero este cambio, más que nada, induce a que no le cobren mano al jugador que, de frente, se lleva la pelota con golpe de hombro. Mano debe cobrarse desde la altura de la axila hacia abajo, donde comienzan los músculos visibles (bíceps y tríceps), y no donde articula con el hombro ni, de costado, donde te dan las vacunas. Esto siempre que la mano sea voluntaria o, aun casual, derive en un gol o situación de gol.

Sobre estas manos «accidentales» también hay una precisión, porque de tres cuartos de cancha hacia adelante le estaban cobrando cualquier rebote accidental al atacante. Aquí se pide visión para determinar que las manos no voluntarias se cobren sólo si derivan en forma inmediata en un gol o una situación clara de gol, no si después de la mano casual hay varios pases o le queda a un jugador sobre un costado con su marcador de frente.

En cuanto al VAR, se hacen leves ajustes al protocolo en busca de agilidad: en las acciones objetivas (offside, el lugar exacto de una falta) el juez principal puede actuar sin revisar pantalla, por el informe de su asistente de video. Pero sí se lo insta a ver cuando es llamado por la percepción de «un error claro, obvio y manifiesto» y se empodera al árbitro de video para que «aconseje» al de campo, que siempre tendrá la decisión final.

En estos casos el mensaje es claro: cuando el VAR vio algo que vos no viste, hacele caso. Cuando las acciones sean de apreciación subjetiva (intensidad de una falta, si hay o no punto de contacto en una disputa), instan a que el VAR reciba al juez principal con la toma de TV en la que lo apreció con más claramente, y recomiendan al árbitro de campo que tome su decisión con esa sola imagen. «Tampoco es fácil determinar una acción por una sola señal de televisión para realizar una revisión», vuelve a advertir Beligoy. No es fácil, pero ojo: aunque le piden que trate de acortar el tiempo para resolver, le permiten pedir otros ángulos. Eso sí, sólo si con el que le muestra el VAR sigue teniendo dudas. No quieren que pase lo de la Premier League donde, para agilizar, los jueces de campo cambian fallos sin ir a ver las jugadas, pero apuntan a que apuren el trámite. Desecharon los pedidos de que las deliberaciones con el VAR puedan escucharse en vivo.

Otros cambios benefician al arquero en los penales: 1) si se adelanta y la pelota sale desviada o da en el palo, no se debe repetir la ejecución salvo que ese adelanto «influya claramente en el lanzador». Esto es un blanqueo de lo que pasaba: la regla decía que se repetiría un penal fallado si hay adelanto del arquero, pero en la práctica jamás un referí repitió por adelantamiento un penal desviado; 2) si se adelanta y ataja, antes era repetición del penal y amarilla. Ahora es advertencia, y sólo amarilla si reincide; 3) si comete una incorrección merecedora de amarilla durante una serie de penales tras un partido, no se acumulará si había recibido otra durante el juego y, por lo tanto, no será expulsado; 4) si se da el poco probable caso de que el arquero y el lanzador cometan infracciones al mismo tiempo, antes se repetía el penal; ahora se da por fallado y se cobra sólo la falta del pateador.

Hay otros cambios menores, como por ejemplo que la mano voluntaria de un defensor que deriva hacia un delantero que estaba en posición adelantada, lo habilita: antes se consideraba que ese jugador sacaba ventaja de su posición y no se podía dejarlo seguir, había que cobrar la mano; ahora se permitirá que el atacante siga. Y no se incluyeron otros cambios que seguirán en estudio, como reemplazos temporales a jugadores con lesiones sangrantes por cortes en la cabeza o la modificación del protocolo para definir el offside en jugadas visualmente de «misma línea» con sólo un pie o media cabeza de adelanto.

Beligoy está a la expectativa de cómo enseñen la aplicación de los cambios los instructores de la FIFA, y seguramente se apoyará en Luis Pasturenzi, el hombre de su staff que más sabe de las reglas y su interpretación.

Fuente: Olé.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-