SEGUINOS

DEPORTES

Fútbol: los records de De Olivera, el héroe de Platense

La imagen quedará grabada a fuego en su memoria y en la de los hinchas de Platense. A los 38 años, Jorge De Olivera se metió de lleno en la historia del club. Sí, en la historia.

El arquero misionero tapó el penal decisivo de la serie y fue fundamental para la concreción de un sueño que se demoró 22 años. Si el Calamar cumplió el postergado anhelo de volver a la máxima categoría del fútbol argentino, mucho tuvo que ver el hombre que comenzó su extensa carrera en Nueva Chicago.

La rompió De Olivera. El equipo se recostó en la seguridad de sus guantes cada vez que se sintió acorralado por Estudiantes de Río Cuarto. Tuvo varias atajadas fundamentales durante el desarrollo del encuentro. Si Platense logró sostener el empate, fue gracias a sus intervenciones. La más difícil fue un cabezazo que le contuvo a Hesar, en una maniobra en la que tuvo que exhibir sus reflejos.

No sólo se lució con varias tapadas importantes, sino que además estuvo sólido a la hora de salir a cortar centros e incluso aportó voz de mando para ordenar a la defensa. Sin embargo, hasta ese momento le faltaba algo para consagrarse como el héroe de la noche. Debía dar un paso más para inmortalizar su gran actuación. Y fue en la tanda de penales cuando se erigió como una de las grandes figuras de este equipo que nadie olvidará.

Marcos Fernández ya había errado un penal para Estudiantes y Gastón Benavídez tenía la obligación de convertir el último para que su equipo pudiera seguir con vida. De Olivera se arrojó hacia su izquierda, adivinó el palo y contuvo el remate extendiendo su guante derecho y frenando la pelota con mano cambiada, en una postal que será eterna para los hinchas de Platense. Cabe destacar que De Olivera ya había ascendido a la Primera Nacional en 2018, no faltó a ningún partido desde que llegó al club y ostenta el récord de imbatibilidad en la institución con 706 minutos.

“Subimos porque nunca dejamos de intentarlo, porque jamás dejamos de creer que esto era posible. La peleamos mucho, sufrimos un montón. Y lo merecíamos porque hicimos un esfuerzo enorme. Esto es un premio al esfuerzo”, dijo el arquero, visiblemente emocionado. ¿Hubo machete en la serie de penales? ¿Tenía estudiados los pateadores? “No, no. Sólo tenía visto a dos, pero no había registro de todos. Por suerte pude atajar el último y cumplimos el gran objetivo después de un partido durísimo. Es una alegría enorme. Peleamos mucho para esto”, remarcó el ex Racing, quien está en Platense desde 2017 y ya había sido figura ante Riestra, cuando igualaron 0-0 y el Calamar ganó 8-7 por penales. Anoche fue Jorge De Primera.

Fuente: Olé.

Descargar Semanario Seis Páginas
-