SEGUINOS

DEPORTES

Fútbol posadeño: coincidencias en los clubes para jugar un torneo único

Ni bien se habilitaron los entrenamientos en los clubes afiliados a la Liga Posadeña de fútbol, las autoridades de la entidad que preside Nelson Castelli iniciaron las conversaciones con los presidentes y delegados para evaluar la posibilidad de jugar un torneo en el cual puedan participar todas las categorías.

Existe una coincidencia casi total para jugar en los últimos dos o tres meses del año, cuando sea habilitada la competencia por parte de la Provincia, siempre y cuando el Estado se haga cargo de los gastos indispensables (seguridad y médicos, como mínimo), ya que los clubes no están en condiciones de afrontar gastos ante la falta de recursos que originó la cuarentena.
En los próximos días, se haría oficial el planteo de la presidencia hacia los afiliados y, en base a las respuestas, se podría avanzar hacia la organización de un torneo único.

Silvio Alvarenga, representante de El Brete, expresó que «tenemos intenciones de jugar con un equipo juvenil, para ir fogueando a los juveniles».

En el mismo sentido se expresó Joaquín Barreto, presidente de Atlético Posadas, aunque es partidario de hacer una reunión entre todos los clubes, para fijar una postura en conjunto y exponerla ante el Gobierno provincial, a los fines de pedir alguna ayuda económica.

Marcelo Dei Castelli, titular de Bartolomé Mitre, dijo que «si sale algún torneo, participaremos, aunque habrá que analizar la cuestión económica ya que jugaremos sin público. Además, deberemos hacer un buen protocolo para habilitar los estadios y jugar en doble jornada, como se habla. Los chicos quieren jugar y Mitre ayudará para que se juegue».

Crucero del Norte, a través de Dardo Romero, a cargo de la presidencia, también confirmó que jugará con valores locales «como para ir armando una base para el futuro, aunque tendremos que ver bien los costos».

Raquel Núñez Silveira, delegada de Andrés Guacurarí, ratificó la intención de disputar un torneo reducido. «Queremos que jueguen los chicos», dijo.
La Picada, a través de su delegado Osvaldo Acosta, también manifestó la voluntad de jugar, al igual que Jorge Gibson Brown, que ya comenzó con los entrenamientos.

«Kike» Lima, representante de Huracán, expresó su preocupación por el aspecto económico, factor fundamental para tomar una decisión. «Si hay ayuda estatal, vamos a participar», dijo.

En el interior, la situación sería muy parecida. Si los clubes tienen la ayuda de los municipios, podrán jugar, de lo contrario les será muy dificultoso.
Además, como lo expresó Guillermo Romero, presidente de Sporting de Santo Pipó, se deberán solicitar permisos especiales, ya que algunos municipios no permiten el ingreso de personas provenientes de otras localidades.

El panorama está bien claro. El fútbol posadeño podría jugar un torneo único, con todas las divisionales y sin descensos, de octubre/noviembre a diciembre, siempre y cuando haya ayuda estatal.

Jugar un partido a puertas cerradas, tiene un costo cercano a los 3.500 pesos, monto que ninguna entidad está hoy en condiciones de afrontar.

Si parece la ayuda del Estado, es probable que la capital provincial tenga un mini torneo anual.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-