Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle Jorge Kurrle

Ganador del programa Iplyc Inclusivo usará el cheque para arreglar su dormitorio

Posadas

Lo aseguró, feliz y agradecido, Mario Antonio Gómez (32), el ganador N° 49 de este programa social del Iplyc. El beneficiario padece trastorno madurativo y asiste al Centro Especial Misiones donde realiza trabajos manuales, panadería y cocina. Es el menor de tres hermanos y vive junto a su madre, Anita Ojeda, en el barrio Nosiglia, de Posadas.

“Al principio no nos dimos cuenta, pero lo veía distinto a sus hermanos, y pensaba que tenía esas actitudes porque era muy mimado. Cuando asistía al jardín, su maestra, que era mi amiga, lo empezó a controlar, y se dio cuenta que el chico no tenía interés por nada. Tardó en hablar, tardó un poco más en caminar, era como acelerado y un poco desobediente”, manifestó la mujer, que es jubilada, pero se ocupaba de cuidar pacientes a domicilio y en hospitales.

Como la docente no vislumbraba avances, aconsejó que Ojeda enviara a Mario Antonio a una escuela especial. Primero fue a la Escuela N° 4 “Fraternidad”, y después se pasó a la N°1, porque quería aprender panadería. Cuando ya no podía asistir a esa institución, “no quería quedar en casa, quería aprender, hacer algo, busqué la forma, y un día caminando por calle Junín el cartel del CenEMi, ingresé, y lo inscribí”, agregó.

Según Ojeda, su hijo “tuvo una buena infancia, creo que feliz, con todas las atenciones, siempre con las enseñanzas necesarias para que pueda ir independizándose, tratando de hacerlo responsable. Es aseado, prolijo, ordenando. Siempre se lustraba los zapatos, y sabía que a las 6 tenía que levantarse, ducharse, y esperar al remisero que lo llevaba a la escuela”.

Si bien no sabe leer ni escribir -conoce las letras, pero no puede unirlas-, estuvo haciendo de locutor con un amigo que tiene una radio. Tiene muy buena voz y le encanta esa profesión. Tener buena memoria, es una de sus virtudes”, declaró, quien estaba analizando en sacar un crédito para arreglar el dormitorio de su hijo, “que tiene mucha humedad”.

Para avisarles del premio, “nos golpearon la puerta. Después tuve que pedir disculpas porque no creíamos, por la desconfianza, porque desconocíamos la existencia del programa. El premio es importante, y Mario se sintió feliz de recibirlo”, contó, y señaló que “es admirable lo que hace el Iplyc porque son pocos los que consideran a los discapacitados. Es algo grande y nosotros estamos plenamente agradecidos con esta iniciativa”.

Describió al joven como “tranquilo, que no tiene amistades, que siempre busca vincularse con personas mayores que sepan más que él. Sale poco solo, prefiere quedarse en casa, a mirar televisión”.


Lo calificó de “habilidoso” porque en el CenEMi aprendió a elaborar masas y pan casero, y para pascuas confeccionó una canasta hecha de papel de diario. En el negocio de su hermano, aprendió a pesar y a manejar el dinero. Pero lo que más le gusta es la locución. Se encierra en la habitación para hacer las prácticas, utilizando el celular porque carece de computadora y hace poco se quemó el equipo de música que utilizaba para hacer sus programas.