SEGUINOS

POSADAS

Gómez Alcorta sobre Cristina Vázquez: “Es un caso paradigmático de Justicia machista y discriminatoria”

La ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta. habla sobre el suicidio de la joven que estuvo 11 años presa por un delito que no cometió.

Encontraron muerta a Cristina Vázquez la mujer que cumplió 11 años de cárcel por un delito que no cometió

Padre Barros: “Querida Cristina, te sigo hablando porque te fuiste pero seguís estando”

Esta semana se suicidó Cristina Vázquez, encarcelada en 2008 y condenada a prisión perpetua por el asesinato de una mujer -sin pruebas que la vinculara al crimen- por un tribunal de Misiones en 2010. A fines de 2019, y por presión de los movimientos de mujeres, la Corte Suprema de la Nación revisó el fallo y la absolvió. Cristina Vázquez estuvo presa injustamente 11 años y se terminó matando.

“El caso de Cristina para mi es paradigmático en relación a lo que puede implicar en una vida, en una persona, en una biografía una intervención judicial que carece 100% de perspectiva de género, absolutamente atravesada por la discriminación y por el machismo”, dice a Clarín la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta.

La funcionaria asegura que conocían a Cristina Vázquez: “A mediados de enero Cristina estuvo con Josefina Kelly, Laurana Malacalza y Carolina Varsky, las máximas funcionarias en materia de abordajes de la violencia del ministerio. En esa reunión ella pudo relatarles el impacto que había tenido esa injusta privación de la libertad y la necesidad de poder comenzar a desarrollar una vida después de haber estado presa más de diez años. El ministerio gestionó un apoyo económico a través de su incorporación al programa que en ese momento se llamaba Hacemos Futuro y se estaba tramitando una ayuda psicológica hasta que decidió viajar a su provincia, donde comenzó un tratamiento”.

¿Qué pasó? Cristina se mató esta semana.

-La marca, la huella de la violencia, en alguien que pasa más de diez años privada de su libertad y además de una manera tan injusta, en una situación económica de mucha vulnerabilidad… es decir, una mujer pobre, con el prejuicio y la estigmatización que genera la prisión son situaciones en las que Cristina se vio atravesada y que nos obliga necesariamente a poner como un debate urgente la necesidad de la incorporación de la perspectiva de género en todas las dependencias judiciales de todas jurisdicciones.

Esta semana la madre de una niña de 12 años acosada por el vecino tuvo que llamar a los medios de comunicación para que alguien la escuchara. Recién entonces la niña pudo volver a su casa.

“Desde el ministerio nos comunicamos con su madre y nos pusimos a disposición. El Ministerio de Justicia tomó contacto con la familia y hemos intervenido con el Ministerio de Seguridad de Nación. Pero lo que se requiere es que estos casos no sucedan”, dice la ministra.

-¿El proyecto de reforma judicial tiene perspectiva de género?

​-El proyecto que obtuvo media sanción el jueves tiene dos cláusulas que muy relevantes. Lo dije el día que expuse en el Senado. Por un lado, el artículo 17 establece que para la incorporación de los jueces y juezas que ocupen los cargos que se están creando se deberá respetar la paridad de género. Y el otro que también es relevante es el artículo 38, que establece el proceso de selección de los candidatos y candidatas de magistrados y magistradas que establece específicamente que deberá valorarse la perspectiva de género en las pruebas de oposición, es decir en los exámenes que rindan.

-El Poder Judicial sigue siendo machista y patriarcal.

-Los poderes judiciales, no uno en particular, sino los servicios de la administración de justicia en general y la organización judicial siguen careciendo de perspectiva de género. Lo que falta es que se incorpore una variable de análisis que permita ver a cada una de las personas que requieren el servicio de justicia superando los estereotipos vinculados a género, que provocan desigualdad y discriminación entre varones, mujeres y LGBTI+.

-La Justicia está en manos de varones.

-Los procesos de selección están sesgados en función del género y restringen el acceso a las mujeres y LGBTI+ a los cargos en igualdad de condiciones. En los juzgados federales de todo el país el 79% de los jueces son hombres y solo hay un 21% de juezas. En las fiscalías igual. Incluso hay jurisdicciones como La Plata, que tienen todos jueces varones. Y las Cortes y los Superiores Tribunales de las provincias, sólo el 28% de los cargos están ocupados por mujeres. La presencia por sí misma de las mujeres no necesariamente implica la incorporación de la perspectiva de género. Liliana Picazo, la fiscal que acusó a Cristina Vázquez, integra el Superior Tribunal de Justicia de la provincia. Se necesita incorporar más mujeres y LGBTI+, pero que todas las personas que aspiran a ocupar un cargo en el Poder Judicial tengan perspectiva de género.

-¿Cómo se logra la paridad?

Se presentaron proyectos en el Congreso para que la paridad se garantice a través de una ley. El Consejo de la Magistratura estableció, por medio de una norma interna, que en todas las ternas para todos los cargos se debe incluir al menos una mujer. Hay distintos mecanismos. Son acciones que el Estado debe implementar para compensar los obstáculos y los déficit históricos de los procesos de selección de magistradas y funcionarias de altas jerarquías.

-¿Y la perspectiva de género?

-Es fundamental, porque sino la intervención judicial refuerza violencias y discriminaciones. Desde el ministerio trabajamos en un documento para incorporar perspectiva de género en la administración de justicia. Se deben crear y fortalecer áreas temáticas de género en los poderes judiciales y ministerios públicos. Se deben crear Observatorios para monitorear los procedimientos desde una perspectiva de género. Se tienen que fortalecer las áreas para la atención con perspectiva de género, para la recepción de las denuncias y el acompañamiento. Hay que promover acompañantes, facilitadores interculturales o de ayuda protectora. Se debe asegurar el acceso a la justicia, garantizar el patrocinio jurídico gratuito y el beneficio de litigar sin gastos.

-¿Se hacen las capacitaciones previstas por la Ley Micaela?

-Algunos poderes judiciales, previo a la sanción de la ley, ya habían comenzado con capacitaciones. La Oficina de la Mujer de la Corte Suprema desde 2010 viene llevando adelante talleres con perspectiva de género. El Ministerio Público de la Defensa también. La Ley Micaela genera la obligatoriedad para todas y todos los funcionarios, funcionarias, empleados y empleadas, pero no es suficiente. (Clarin.com) (Foto Portada: Telam)

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-