Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Herrera Ahuad encabeza el ranking de gobernadores con mejor imagen del país

Provinciales Política

El ranking de imagen de los 23 mandatarios provinciales -y el Jefe de Gobierno de CABA- que publica desde mayo de 2020 CB Consultora Opinión Pública tuvo su última actualización para el mes de febrero. La encuesta se hizo en base a un relevamiento de 600 a 1.020 casos por distrito entre el 2 y 3 de febrero, con +/- 3,8% de margen de error.


Es conocido que Oscar Herrera Ahuad se mantiene desde hace meses en el top 3 de gobernadores con mejor imagen en el país, pero para este mes de febrero logró subir al primer puesto del podio, al pasar de una imagen positiva de 69,8% en enero al 71,9% en el presente mes.

Detrás se ubicaron el jujeño Gerardo Morales -71,5%-, el sanjuanino Sergio Uñac -70,7%-, el cordobés Juan Schiaretti -70,2%-, Gustavo Valdes de Corrientes -69,1%-, el Jefe de Gobierno de CABA Horacio Rodríguez Larreta -68,8%-, el mendocino Rodolfo Suárez -68,3%-, el gobernador de La Pampa Sergio Ziliotto -66,2%-, y el sanluiseño Alberto Rodríguez Saá -65,7%-.

En el medio de la tabla aparecen el gobernador suplente de Tucumán Osvaldo Jaldo -64,5%-, el chaqueño Capitanich -61,3%-, Gustavo Bordet de Entre Ríos -61,2%-, el santiagueño Gerardo Zamora -58,8%-, Raúl Jalil de Catamarca -56,7%-, y el neuquino Omar Gutiérrez -56,2%-.

Finalmente, el ranking lo cierran Gildo Insfrán -54,5%-, el fueguino Gustavo Melella -51,2%-, Mariano Arcioni de Chubut -49,3%-, la rionegrina Arabela Carreras -49,1%-, el gobernador de Salta Gustavo Sáenz -48,4%-, Ricardo Quintela de la Rioja -45,5%, Alicia Kirchner de Santa Cruz -44,6%-, el santafesino Omar Perotti -43,4%- y Axel Kicillof -43,1%-.

Que Oscar Herrera sea el mandatario argentino con mayor imagen positiva refleja su accionar cotidiano, su gestión de cercanía y la valoración que los misioneros hacen de la misma. El caso de los incendios forestales es ejemplificador: el gobernador no monitoreó las acciones cómodamente desde su oficina, sino que estuvo en repetidas ocasiones apoyando in situ, colaborando con la distribución de insumos y con lo que necesitasen los voluntarios que se abocaron a la heroica tarea de combatir el fuego.