SEGUINOS

NACIONALES

Hidrovía Paraná-Paraguay: “El 98% se mueve en barcos extranjeros”

En relación a la Hidrovía Paraná-Paraguay, el Capitán Fluvial Julio González Insfrán señaló que “sólo el 2% de la carga se mueve en barcos de bandera Argentina”.


Julio González Insfrán es Capital Fluvial con conocimientos de las zonas desde Tres Fronteras por el Alto Paraná hasta el Río de la Plata; también es Presidente de Navegación Interior de América Latina y El Caribe por la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF).

Por eso, explicó: “La Hidrovía tiene unos 3400 kilómetros de largo y el 50% está en territorio nacional. El dragando y el balizamiento corre por cuenta de la Argentina, pero nosotros no tenemos barcos. El 98% de la carga se mueve en buques de bandera paraguaya o boliviana, sólo el 2% mueve la bandera Argentina. En el mar es peor todavía: no tenemos ni un sólo buque de transmar llevando carga en el mundo. Tenemos el mínimo cabotaje, que son 2/3 barcos de mar que van hacia el Sur y que tienen que tener registro en Tierra del Fuego para poder liberarse de la presión impositiva, porque ahí hay un régimen especial, sino no serían rentables los barcos”.

La Hidrovía mueve hoy más o menos 35 millones de toneladas de carga. Tenemos que pensar en la parte económica, lo que significa en plata para la Argentina. Es como tener una ruta por donde transitan los camiones y la carga. El tráfico de la Hidrovía lo aprovecha la bandera extranjera, Argentina produce en sus campos y a lo sumo lleva la carga a los puertos, pero ahí termina el negocio”, agregó.

El Capitán puntualizó que “los argentinos no están” y que se trata de una “cuestión de políticas e intereses”. Sin embargo, advirtió que “el problema de fondo es la presión impositiva. Los negocios funcionan siempre y cuando tengan una presión impositiva razonable. La Argentina tiene 75% sobre su bandera, en cambio Paraguay tiene sólo un 35%”.

Por otra parte, comentó que “hace poco salió una resolución que armó polémica, donde Argentina decidió que su carga sea transportada por barcos argentinos”. En ese sentido, detalló que “cuando hicieron el acuerdo de transporte de la Hidrovía Paraná-Paraguay de la década del ’90, los cinco países firmantes decidieron eliminar su reserva de carga. Es decir, cualquier bandera podía sacar la carga de los 5 países. Paraguay no cumplió ese acuerdo y mantuvo su reserva de carga; su flota creció porque defendían su carga y además hacían la de los otros. Con la carga impositiva, era más negocio para el inversor poner un barco en bandera extranjera si la carga era la misma”.

“Hace un año y pico, uno de los barcos de bandera argentina fue a sacar carga de Asunción y quedó preso. La prefectura y las autoridades paraguayas le imputaron que estaba moviendo carga que era del país y que eso era contrabando. Se demostró que era correcto el accionar del transporte y ahí comenzó la reacción de Argentina. A través de Cancillería se planteó el problema y esta resolución lo que hace es corregirlo”, concluyó González Insfrán.

Descargar Semanario Seis Páginas
-