SEGUINOS

POLICIALES

Homicidio en Cerro Corá: pensaron que había muerto de un infarto, pero en la autopsia se supo que lo habían baleado en el cuello

Un hombre identificado como Pablo Caballero fue ultimado de un balazo en el cuello en su humilde vivienda de la zona rural de Cerro Corá. En un principio, se pensó que había fallecido por una falla cardíaca no violenta, pero con la autopsia se determinó que presentaba el disparo. La herida era apenas perceptible.

Por el hecho, este martes la Policía detuvo a un conocido de la víctima. Y demoró en averiguación de antecedentes a un hermano del fallecido. En sus respectivos domicilios incautaron rifles de aire comprimido reformados para disparar proyectiles calibre 22. Precisamente es el calibre de las vainas halladas en la casa del hombre muerto.

Con la pericia balística se determinará si el plomo que terminó con la vida de Pablo Caballero salió de alguna de las armas decomisadas.

Este martes, una comisión encabezada por el juez de Instrucción Dos, Juan Manuel Monte y conformada por uniformados de la Dirección Homicidios, la Policía Científica y las Unidades Regionales X de Posadas y la de San Ignacio y de la Comisaría de Cerro Corá hicieron un exhaustivo trabajo en la localidad cercana a Candelaria. Fue una tarea que demandó casi diez horas, al cabo de las cuales incautaron valiosos indicios en el escenario del hecho.

Según se pudo reconstruir hasta el momento, entre la noche del sábado y la madrugada del domingo Caballero habría estado bebiendo con unos allegados. Luego lo encontraron muerto. Sus conocidos mencionaron que pudo haber sido un ataque cardíaco. Pero el juez Monte pidió una autopsia y los forenses establecieron que el hombre presentaba orificios de bala de entrada y salida en la zona del cuello. Lo habían ultimado de un tiro.

El informe policial

La investigación del caso se inició el pasado 15 de noviembre cuando efectivos de la Comisaría de Cerro Corá, tomaron conocimiento que en un inmueble ubicado en el Lote 27 del Paraje Las Quemadas, habría un cuerpo sin signos vitales. Entonces, una comisión se dirigió al sitio y dialogó con un hombre identificado como Hugo C. de 49 años quien relató que, al llegar al lugar, encontró a su hermano tendido en el suelo.

Por ello, se solicitó la presencia de personal de la división Policía Científica de la Unidad Regional XIII y médico policial en turno para que realicen trabajos específicos de rigor. Una vez culminadas las pericias, tras consultas con el Juzgado de Instrucción N°2 de Posadas, se trasladó al cuerpo a la Morgue Judicial para autopsia, donde se estableció que Pablo falleció por “herida de arma de fuego”.

Finalmente, este martes, como resultado de intensas pesquisas y con orden de la Justicia, los uniformados allanaron las moradas de su hermano y otro sospechoso de nombre Abel A., de 38 años, quienes fueron detenidos y alojados en sede policial. Asimismo, incautaron un rifle calibre 22 con dos vainas servidas, otra de aire comprimido y un teléfono celular.

Trabajaron en el procedimiento los jefes de la Dirección General de Policía Científica, Unidad Regional de San Ignacio y de la Comisaría local.

Descargar Semanario Seis Páginas
-