SEGUINOS

INTERNACIONALES

Incendios en Amazonas: hubo protestas en distintos países frente a embajadas de Brasil

Con gritos de “Salven el Amazonas” y “Bolsonaro se tiene que ir”, cientos de personas se manifestaron el viernes ante las embajadas de Brasil en distintos países del mundo, en el marco de una protesta global convocada en defensa de los pulmones “en llamas” del planeta.

“Paren la destrucción ahora” y “Salven nuestro planeta” podía leerse en las pancartas de los manifestantes de todo el globo, principalmente jóvenes, muchos de los cuales acudieron con su hijos y sus mascotas.
“Hemos visto las imágenes horribles (de la selva en llamas) y queremos hacer algo en solidaridad con la gente de Brasil. También tenemos hijos y nos gustaría que crecieran en un mundo que tiene sus pulmones”, dijo a la AFP Luisa Brown, desde Londres.

“Estoy muy preocupada por el cambio climático pero especialmente por el impacto de la agricultura ganadera”, afirmaba su amiga Lucy Brown, de 41 años, mientras sus dos hijos, de 2 y 4 años, correteaban a su alrededor.

Ambas son miembros de Extinction Rebellion, el movimiento de desobediencia civil creado a finales de 2018 para luchar contra la inacción ante el cambio climático.

El organismo brasileño de observaciones espaciales INPE registró 75.336 focos de incendio entre enero y el 21 de agosto, un 84% más que en el mismo periodo de 2018. Y ese número había aumentado en 2.493 el jueves.

La multiplicación de los fuegos se da en un marco de avance rápido de la deforestación en la región amazónica, que los ecologistas atribuyen a los cultivos destinados a alimentar al ganado.

“¿De verdad prefieren las hamburguesas al oxígeno?”, decía la pancarta de una manifestante que, junto a cientos de personas alejadas de la entrada de la embajada por vallas metálicas de la policía, gritaban: “¡Hey, hey, ho, ho, Bolsonaro tiene que irse!”.

Los incendios en el Amazonas cobraron repercusión internacional el jueves y algunos líderes mundiales criticaron la actitud del presidente ultraderechista brasileño Jair Bolsonaro.

“Es el Donald Trump brasileño, solo le interesa el beneficio, el dinero”, lanzó Graham Cox, de 57, reparador de electrodomésticos que se unió a Extinction Rebellion porque en 35 años de activismo medioambiental “he firmado todas las peticiones y nunca cambió nada”.

Protestas similares estaban previstas en ciudades europeas, así como también en India y estados sudamericanos como Argentina, Perú y Guatemala.

En tanto, este viernes, el presidente Jair Bolsonaro evaluó movilizar el Ejército para combatir los incendios, en respuesta a la presión internacional y las preocupaciones del agronegocio que podría sufrir las consecuencias de la inacción gubernamental.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, llamó a sus pares del G7 a discutir “de emergencia” el tema en la cumbre que realizan este fin de semana en Biarritz. El bloque de las principales economías occidentales dijo este viernes que trabaja en una respuesta “concreta” a los incendios en el Amazonas.

“Los incendios que asolan la selva amazónica no sólo son desgarradores, sino también una crisis internacional. Estamos dispuestos a proporcionar toda la ayuda que podamos para controlarlos y ayudar a proteger una de las mayores maravillas de la Tierra”, dijo el primer ministro británico, Boris Johnson.

En este marco, Francia e Irlanda indicaron que si Brasil no cumple con sus compromisos ambientales, podría verse amenazado el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, aunque un portavoz del gobierno alemán temperó luego ese ímpetu, afirmando que “el fracaso de la conclusión del acuerdo Mercosur no contribuiría a reducir la desforestación en Brasil”. (Perfil.com)

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-