SEGUINOS

PROVINCIALES

Interés Provincial por el invernadero remoto de Karen Añais

Como parte final de su tesis de práctica profesional, Karen Añais diseñó un invernadero doméstico remoto, cuyo sistema permite controlar las funciones de riego, temperatura y humedad. Para distinguir la biotecnología aplicada a la educación, la diputada Marta Bragagnolo solicitó que el invernáculo sea declarado de Interés Provincial.

Añais cursa el sexto año del Instituto de Enseñanza Agropecuaria (IEA) 2 de San Pedro, donde comenzó el proyecto. La falta de espacio, herramientas e insumos necesarios para avanzar con la fase práctica no detuvieron a la joven, que se ingenió para montar un miniinvernáculo remoto con un esterilizador de sustrato para mejorar genéticamente distintas plantas.

En este caso, Karen realizó pruebas con mandioca pero el sistema también puede aplicarse a otros cultivos. Por tal motivo, Bragagnolo hizo hincapié en que la joven “trabajó sobre esta práctica durante el confinamiento y el sistema de monitarización permite controlar los invernaderos domésticos de forma autónoma, actuando desde cualquier lugar”.

Este sistema “permite que los usuarios puedan delegar las tareas organizando las funciones de riego, temperatura y humedad, creando las condiciones óptimas para poder cultivar en un ambiente ordenado”.

Y no es todo: el diseño fue realizado con materiales reciclables y la aplicación puede ser utilizada en procesos de mayor magnitud. “Esto pone en alto la relevancia que tiene nuestro país. Argentina es una de las regiones más destacadas en la biotecnlogía por sus recursos humanos de alta calidad”, manifestó la diputada.

“En estos tiempos de pandemia, donde se dificulta el estar aprendiendo frente al docente, nuestros jóvenes se destacan por su habilidad, capacidad e interés por adquirir conocimientos. Este es uno de los resultados de la utilización de las tecnologías y prácticas avanzadas”, remarcó.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-