SEGUINOS

POLITICA

Jardín América: tras el reclamo, la familia con un hijo discapacitado recibió asistencia del Estado

Hace un mes se conoció públicamente la situación de pobreza extrema de Claudia Liliana Acosta y su familia, que viven en el barrio San Pedro del Tabay, de Jardín América, con tres hijos, uno de ellos, Alejandro, de 26 años, con parálisis cerebral y cardiopatía congénita.

En ese momento necesitaba atención integral: social, médica, alimentaria, agua potable, luz, infraestructura para su casa de madera y plásticos, sin baño instalado, que sólo cuenta con una habitación grande con piso de tierra, dividida por cortinas.

A través de militantes del Frente Popular Agrario y Social y del Movimiento Evita llegó al barrio el diputado Martín Sereno (FPAyS), junto a Laura Haedo – una de las militantes- y se interiorizó sobre la problemática de la familia de Liliana, quien le pidió ayuda especialmente para su hijo con discapacidad. Su esposo trabajaba como camionero; pero se enfermó, sufre de hipertensión, ya no puede manejar, y todo se les complicó.

“Agradezco el compromiso de los militantes”

Las gestiones realizadas por el FPAyS dieron resultados y días después, Liliana comenzó a recibir ayuda. Tuvo la visita del vicegobernador Carlos Arce y su equipo de trabajo, quienes tomaron nota y asumieron el compromiso de resolver cuestiones básicas para que esa familia viva con dignidad.

“Fue increíble todo lo que pasó desde después que estuvo el diputado Sereno en mi casa y se ocupó de gestionar ayuda para nosotros. A los pocos días llegó la gente del Gobierno, me preguntaron qué necesitaba, constataron el estado de salud de mi hijo y de mi casa hecha con madera y plásticos.

Agradezco enormemente a Martín y a sus militantes porque ellos asumieron el compromiso de tocar puertas para resolver que mi hijo tuviera atención integral y cumplieron”, señaló la mujer.

Agregó que “Martín consiguió con sus gestiones mucho más que todo lo que reclamé yo durante tantos años. Ya le dije a él y lo repito: un millón de gracias con todo mi corazón de parte de mi familia. Dios va a bendecir a ese hombre, porque gracias a su compromiso revolucionó nuestras vidas”, expresó.

“Después de tantos años llegó la mano del Estado”

Liliana manifestó que en pocos días recibió varios llamados con ofrecimientos de ayuda. “Después vino el Vicegobernador de la provincia con una doctora que trabaja con el tema de discapacidad; una asistente social y otra persona que se ocupa del tema pensiones.

Vieron que en mi casa no tenemos un baño en condiciones, que mi hijo necesitaba una silla de ruedas, pañales, medicamentos. Nos propusieron ampliar la casa y la Municipalidad ya mandó máquinas para nivelar el terreno que es beneficioso porque el lote es grande y mi marido quiere cultivar la tierra, plantar alimentos y criar animales para subsistir”.

Queda pendiente que terminen el pozo para el agua, solucionen el acceso a la energía eléctrica y construyan el baño instalado porque aún no enviaron los materiales ni los sanitarios. Con la ayuda del esposo de Liliana y vecinos, levantaron un poco más el piso que ahora es de cemento y están arreglando el techo con chapas nuevas que les llevaron, igual que cemento y arena.

“Nos trajeron bidones de agua porque hay que construir el pozo; camas, colchones, medicamentos, mercaderías, una silla de ruedas, pañales y una cama ortopédica para mi hijo y prometieron darme una cocina a gas.

Estamos muy contentos, no podíamos creer que por fin llegue la mano del Estado, después de más de 20 años de reclamar atención para mi hijo. Ojalá esta bendición de Dios que nos llegó a nosotros, también alcance a Martín, a Laura, y a todos los que lograron que haya justicia en lo social para nosotros”, destaca Liliana muy agradecida.

“Sólo con la política es posible que haya justicia social”

Mientras que el diputado Sereno subrayó que estas situaciones se solucionan a través de la política, porque cuando “vimos la precariedad de Liliana y su hijo con discapacidad, nos dio vergüenza como militantes políticos y como misioneros, que haya familias que vivan en semejante condiciones. Y sabemos que sólo con la presencia del Estado provincial y municipal se puede mejorar, en este caso, la calidad de vida de Alejandro y familia porque la casa de madera y plásticos, sin un baño adecuado es indignante y nos lastima como sociedad”, manifestó.

Cuestionó que “no puede ser que en una provincia rica, haya familias dolorosamente empobrecidas”. “Nos alegra haber aportado parte de la solución a la situación paupérrima de Liliana y su familia; y seguimos reclamando atención integral para todas las personas discapacitadas”, indicó el legislador.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-