SEGUINOS

Justicia

Juicio: el colectivero acusado de haber matado en un choque a dos gendarmes apuntó al otro conductor como responsable del siniestro

El chofer de colectivos juzgado desde este martes en Posadas acusado de haber provocado un choque que le costó la vida a dos gendarmes en la ruta nacional 12, hace más de diez años, apuntó al conductor del otro rodado como responsable del impacto.

Olivio Correa (48) está acusado de “homicidio culposo en accidente de tránsito, dos hechos, en concurso ideal”. Dio su versión de cómo fue el encontronazo del 1 de noviembre de 2009, en el kilómetro 1386, alrededor de las 7, en Santa Ana.

“Allí hay una curva, en determinado momento el Gol aparece en mi mano, de contramano. Entonces, lo veo al auto que venía en mi carril y entonces, es una cuestión de segundos, yo atiné a frenar. Me agarró en la esquina. No chocamos frontalmente, chocamos esquina con esquina. Desde ahí el coche fue a la deriva porque yo me fracturé las dos piernas”, detalló ante el Tribunal unipersonal encabezado por el Juez Correccional y de Menores Uno, César Raúl Jiménez.

Relato coincidente fue el del guarda Aldo Manuel Amaral, quien esa mañana compartía la unidad del Expreso Aristóbulo del Valle con el chofer y 14 pasajeros.

Uno de los clientes del servicio declaró a su turno que el colectivero venía manejando bien y no notó un exceso de velocidad en la marcha del rodado, que se dirigía hacia Posadas.

Sin embargo, el perito Daniel Balmaceda, de la Dirección de Policía Científica de la Policía provincial, no abonó a la teoría de que el coche en el que viajaban los subalférez Marcos Benítez (24) y Alfredo Boscarino (24) haya estado zigzagueando segundos antes del choque. “De ser así, el impacto hubiera sido diferente, oblicuo”, aseguró y reiteró la conclusión de su pericia accidentológica: para él, el ómnibus había invadido el carril contrario y que transitaba a 125,96 kilómetros por hora, en una curva.

El bioquímico Carlos González fue otro de los testigos citados. Confirmó que los fallecidos tenían más concentración en sangre de la permitida: 0,85 Benítez y 1,98 su colega. Quien insistió con remarcar estos datos fue el abogado defensor del colectivero, Carlos Contristano, quien, en línea con el relato de su cliente, busca ligar ese consumo de alcohol con el supuesto zigzagueo que el chofer dice haber visto en la conducción del Gol.

Los alegatos de la fiscal María Laura Álvarez y de la defensa se escucharán este miércoles. Luego se sabrá si la sentencia se conocerá a continuación o si el juez Jiménez dará a conocer el fallo otro día.

En la sala de audiencias estuvieron presentes los familiares de Benítez. Precisamente uno de ellos no dudó en gritarle “asesino” a Correa.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-