SEGUINOS

Justicia

Juzgado de Puerto Rico tramitó más de 600 causas en cinco meses y creó equipos especiales para investigar delitos culposos y delitos sexuales

El juzgado de Instrucción de Puerto Rico encontró la manera de afrontar las complicaciones que genera la cuarentena por la pandemia del coronavirus. Con todas las medidas de bioseguridad que ordenó el Superior Tribunal de Justicia, dispuso que el trabajo diario se realizara en un doble turno. El resultado ha sido el mejor.

El propio responsable de la repartición, el magistrado Leonardo Manuel Balanda Gómez, contó a Crimen y Justicia, el programa exclusivo de temas policiales y judiciales que se emite por Canal 6 Digital conducido por Manuel Sotelo, cómo se concretó esa adaptación a tan especiales circunstancias derivadas de la expansión del Covid-19.

“En el juzgado se trabaja de 7 a 12 y de 13 a 18. Estamos trabajando muy bien, con un equipo con mucha experiencia. Tomamos audiencias, adaptándonos a las nuevas tecnologías. Tomamos declaración con videollamadas, por ejemplo. Esto nos da muy buenos resultados, desde el mes de marzo”, reconoció.

El juez explicó que su jurisdicción “abarca, además de Puerto Rico, Garuhapé, El Alcázar, Capioví y Ruiz de Montoya. De enero a mayo, tramitamos 650 causas. Son unas 120 mensuales”.

Balanda también comentó que dentro del juzgado organizó una “Secretaría de Delitos Culposos y un equipo especial para lo que son casos de abusos sexuales”.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-