SEGUINOS

Justicia

La familia de Teresa Warenycia exigió que tanto Belén Michalec como Oscar Ramos vayan a juicio oral por “homicidio simple”

La familia de Teresa Warenycia (62), la arista plástica que murió el 22 de noviembre de 2015 en el acceso Sur de Posadas en un choque, pidió que la conductora que desencadenó el hecho como el propietario del auto que conducía la joven sean enjuiciados por el delito de “homicidio simple”, que contempla penas de entre 8 y 25 años de cárcel.

El dato se conoce poco después de que trascendiera que en su requerimiento de elevación a juicio, el fiscal Christian Antúnez solicitó que María Belén Michalec vaya a debate oral por “homicidio culposo agravado” y para Ángel Luis Oscar Ramos la falta de mérito.

La querella (en este caso la familia de Warenycia) está representada por el abogado Oscar González, quien sostuvo en su presentación: “María Belén Michalec, además de conducir en exceso de velocidad y en estado de ebriedad, no respetó las normas de circulación que le imponían permanecer en un mismo carril, y por el centro de este, y las de sobrepase, que le imponían adelantarse por el carril izquierdo, constatando previamente que a su izquierda la vía estuviera libre en una distancia suficiente para evitar todo riesgo. Se trata de una acción objetivamente imprudente que incrementa, de forma ilegítima, el peligro de que el resultado se realice”.

“Finalmente, infringió el deber de cuidado, que en el caso le impedía iniciar la maniobra de sobrepaso, ya que se aproximaba a una encrucijada, con curva, y que resultó un lugar objetivamente peligroso”, agregó.

Dijo que “la conductora quería acelerar y correr, y al letal resultado se llega, porque la adolescente conducía un auto deportivo, ajeno a otro interés que no fuera el suyo, inmersa en el estado de egocentrismo de vida, centrada en sí y proyectando esa arbitraria y decisoria conducta de manejo como si el Acceso Sur fuera una pista y no una autovía”.
“Ello descarta hallarnos ante un homicidio culposo, sino ante una primigenia decisión, volitiva, lúcida y consciente de calidad anormativa que lo conduce a la comisión de un delito doloso, cometido con dolo eventual”, consideró.

González concluyó que “la imputada se representó perfectamente el resultado de muerte en esa acción extratípica –anormativa- que cumplía, y que podía tener dañosamente hacia terceros y no obstante ello continuó adelante, continuó pisando el acelerador, pese a que no podía mantener el control del vehículo, como lo describen numerosos testigos que refieren a su conducción errática”.

Sobre Ramos, dijo: “En su carácter de guardador del automotor y garante de la seguridad del tránsito vehicular del BMW HDT729 bajo su dominio, le incumbe la evitación de resultados dañosos para los bienes jurídicos de terceros, de manera que la transgresión a ese deber jurídico por Ramos impone su responsabilidad jurídica por la sustracción de la vida de María Teresa Warenycia, concreto bien jurídico lesionado por la violación de su posición de garante”.

“Al ceder la conducción de un potente vehículo deportivo en ruta, estaba consciente que la adolescente es una conductora principiante y que, además, se encontraba en un notorio estado de ebriedad, por lo que actuó a sabiendas que llevaría a cabo un acto descuidado y grave, injerencia que lo colocó en la posición de garante. Pero este imputado fue más allá todavía, y suministró bebidas alcohólicas a las adolescentes que lo acompañaban, las que fueron consumidas durante el viaje”, aseguró.

Ahora, en los próximos días, Michalec y Ramos deberán fijar postura respecto de ambas presentaciones. En el caso de la joven, su abogada Roxana Ramírez Moll ya trabaja en el rechazo a ambos requerimientos de elevación a juicio.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-