Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

La familia Vega quiere que investiguen a un séptimo sospechoso por el doble crimen mafioso de 2015

Justicia Policiales

Bárbara Vega, hermana de Sebastián (35), una de las víctimas del doble homicidio mafioso ocurrido en Posadas el 17 de diciembre de 2017, sostuvo que hay un presunto implicado en el caso que no fue imputado en el hecho, pese a que habría evidencia en su contra.

Lo identificó como Julio y afirmó que es pariente de otro de los sospechosos que tiene el expediente. “Siento tristeza e impotencia. Ya han pasado cinco años y la causa no fue elevada a juicio. Yo encuentro a los asesinos de mi hermano en la calle, como si no hubieran hecho nada. Sólo el Negro Rojas está preso, pero por las cosas que hizo después de lo de mi hermano”, indicó en una entrevista con Crimen y Justicia, el programa de temas policiales y judiciales que se emite por Canal 6 Digital.

Aseguró que conoce “a casi todos los imputados. Ricardo Vázquez era un amigo de mi hermano. Fue quien lo sacó de mi casa con un llamado telefónico, llamándolo a una cita en el acceso Oeste. La idea era matar a mi hermano. Rodrigo Ibarra (la otra víctima) fue asesinado sólo porque estaba con él. Quien ideó todo fue mi ex pareja, Martín Vedoya. Y uno de los autores fue el Néstor ‘El Negro’ Rojas”.

“No sé por qué Julio, el hermano Vázquez, no fue imputado. Escuché las llamadas que tuvo mi hermano y las que se realizaron desde su número el día del hecho. Oí la voz de esa persona. Estuvo dentro del auto cuando mataron a mi hermano”, criticó Bárbara.

Comentó que “estos años han sido muy difíciles. En mi familia es un dolor diario, que no se va nunca. Sebastián tenía apenas 35 años. Creo que no existe la justicia. Sólo hicieron cosas para calmar a la familia. Luego, cuando se tranquilizaron nuestros reclamos, liberaron a todos los sospechosos”.

“Esas personas no eran dueñas de su vida. Él no hizo eso de lo que lo acusaron para matarlo”, sostuvo y reveló que allegados de los imputados “se burlaron de mí por Facebook y hasta apedrearon mi casa en una ocasión”.

Vega e Ibarra fueron acribillados dentro de un auto, abandonado luego en el barrio Tacurú. Hay seis imputados por el hecho.