SEGUINOS

Salud

La importancia de la buena alimentación durante el embarazo y el primer año del bebé

Durante el embarazo, los alimentos elegidos por la madre también serán ingeridos por el bebé, por lo que es importante evitar ciertas comidas y aumentar el consumo de otras. Además, luego de los 6 meses de vida, es necesario incorporar alimentos para complementar la lactancia. Para todo esto, la nutricionista Romanela Ferreyra trae algunas recomendaciones.

“Algo que se escucha mucho es que no hacen todas las comidas. Todas las comidas serían desayuno, almuerzo, merienda, cena y colaciones, a la media mañana y a la media tarde. Eso es super importante para una mamá que está gestando”, indicó la profesional.

En este sentido, destacó la importancia de consumir frutas, verduras y agua, además de mucha fibra, lácteos, quesos y aceite. “Sería buenísimo que a las ensaladas pudieran incorporar el aceite crudo y no el cocido”.

Entre los alimentos a evitar están principalmente las frituras, el azúcar y las grasas. Asimismo, es aconsejable reducir el consumo de sal.

“Los antojos algunas veces son buenos, porque generalmente le dan ganas de comer algún tipo de alimento bueno pero, a veces, le dan ganas de comer 2 kilos de helado, ahí vemos claramente que no es tan saludable. Eso tiene que ver mucho con lo que es la ansiedad”, señaló Ferreyra.

La alimentación del bebé después de los 6 meses de vida

“La lactancia es el alimento principal y es el más importante para los bebés”, remarcó la nutricionista. “Es importante que las mamás tomen conciencia de dar esa primera leche. Es recomendado hasta los 6 meses e inclusive, hasta los 2 años”, apuntó.

A partir de los 6 meses, “está recomendada la alimentación complementaria”, como papilla, manzana o pera.

“Generalmente lo que vamos incorporando a ellos (los bebés) les produce un gustito muy diferente, entonces les ayudamos a comer mejor. Le vamos incorporando de a poquito”, explicó Ferreyra.

Sobre lo menos aconsejable, dijo: “Por ahí lo que no se recomienda entre el sexto y séptimo mes son los productos con TACC (trigo, avena, cebada y centeno)”. Es recomendable que el bebé consuma alimentos libres de gluten para “evitar intolerancias futuras”.

Lo mismo ocurre con la frutilla y la miel, por lo que hay que “tratar de dejar esos alimentos porque pueden ser alérgenos, al igual que el pescado”.

“Desde los 7 meses pueden ir incorporando otras verduras, un poquito de carne y lo que son las legumbres”, aclaró la profesional.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-