SEGUINOS

ECONOMIA

La inflación del segundo trimestre podría ser la más baja desde 2013

A las 16 de este miércoles, el Indec publicará el dato oficial de la inflación de junio. Las mediciones privadas de alta frecuencia la ubicaron por debajo del 2%, lo que implicaría un segundo trimestre del año con un IPC acumulado inferior al 5%.

De corroborarse, se trataría del abril-mayo-junio con menor inflación desde que hay serie oficial del Indec y del IPC CABA, es decir el registro más bajo desde al menos 2013. La brutal recesión, los controles oficiales y el congelamiento de tarifas explican el fenómeno.

En efecto, si la inflación de junio resulta ser de 1,9%, como espera el promedio de las respuestas de las consultoras y bancos de la city reflejadas en el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), publicado por el BCRA, el IPC acumulado del segundo trimestre será de 4,9%, incluso inferior al 5,1% registrado durante el segundo trimestre de 2017, que había sido el más bajo desde 2014, cuando empiezan los registros del IPC CABA. La serie del IPC Nacional arranca en 2016.

No hay demasiado para festejar al respecto: que la inflación todavía alta del segundo trimestre del 2020 tenga la posibilidad de batir el récord histórico de los últimos años, implica que la dinámica de precios no logró perforar el piso del 1,5% mensual de la inflación en forma sostenida. Mientras que la inflación anual no consigue bajar de 20% desde el 2009 (hace falta observar los precios implícitos del PBI para encontrar una serie que llegue tan lejos), la trimestral de abril-mayo-junio no logró un registro inferior al 5%.

Aquel abril-mayo-junio de 2017 dejó un 2,6% en abril, un 1,3% en mayo y un 1,2% en junio. Cabe destacar que esos números no se suman sino que se acumulan y la cuenta da 5,1%.

La inflación del primer semestre también terminará con un registro particularmente bajo, si se compara con los años previos. Habrá registrado una suba acumulada de 13%. Número por encima del 11,8% que logró Cambiemos en su mejor año durante su período en el gobierno.

Un informe publicado por la Fundación Germán Abdala (FGA) acerca de por qué la inflación de se mantuvo controlada señaló: “El mercado cambiario se ha mantenido relativamente estable en los últimos meses. Por otro lado, la importante baja de la actividad económica en el marco del ASPO ha interrumpido la oferta de ciertos bienes y servicios y congelado de facto sus precios. Los datos del primer semestre parecerían indicar que, a contramano de lo que se desprende de la mediana del REM, la inflación se ubicaría claramente por debajo del 40% anual en diciembre.

Otras claves, además de la recesión y el precio relativamente controlado del dólar, son el congelamiento de las tarifas y los precios máximos, que lograron que los alimentos se mantengan a raya. Según la medición de Ecolatina, registraron una suba de apenas 0,9% durante junio. La consultora midió 1,7% para el total de los precios durante el mes. Número idéntico publicaró la consultora Cerx. Seido, en cambio, observó una de 1,9% y adelantó que julio volvería a mostrar una suba moderada. Todas coinciden en que las primeras semanas de junio mostraron una aceleración preocupante pero luego llegó la calma.

Con todo, a partir de hoy los precios máximos convalidarán subas de entre 2% y 4,5% hasta el 31 de agosto. “La actualización responde al diálogo con los distintos sectores productivos y es el resultado del análisis de la información sobre el incremento de costos que presentaron las empresas”, señaló la Secretaría de Comercio Interior.

Fuente: BAE Negocios.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-