SEGUINOS

POSADAS

La Justicia decidirá el lugar donde quedará la beba abandonada por su madre adolescente

La ‎Gerente Asistencial del ‎Hospital de Pediatria “Dr Fernando Barreyro”, Liliana Fernández Sosa, relató a C6Digital que la beba nació de una gestación de 32 semanas, hija de una adolescente de 16 años. Fue ingresada a Neonatología con 1.400 kilogramos donde quedó dos meses internada. Tras ser dada de alta a los 15 días fue reingresada al nosocomio por una falta de respiración. Estuvo en Terapia intensiva aproximadamente 200 días para pasar después al servicio de clínica. En agosto cumplió un año de internación.

Desde marzo hasta hace 48 horas no tuvo la visita de la madre para ver a su beba de nombre “Isabel”.

Fernández Sosa estimó que la ausencia no habría sido por motivo de la pandemia. “Ella tenía que quedar al cuidado de la niña en el sector clínico”, observó.

La profesional sostuvo, además, que gracias a que se difundió el tema por los medios periodísticos, la adolescente se acercó finalmente al Hospital. Al hablar con la asistente social mencionó que recibió un citatorio desde la Justicia solicitando su presencia.

“Habló con el abogado también y cuando le preguntaron si quería ver a la beba dijo que sí. Entonces fueron a buscar el equipo para ponerle, como camisolín y barbijo. Cuando volvieron para ponerle las cosas ya se había ido”, comentó.

Según afirmó la jovencita, se iba a buscar los papeles que se había olvidado en la casa para luego ir al Juzgado. “De ahí no supimos nada más, la seguimos esperando”, expresó Fernández Sosa.

En tanto, mencionó que la madre no tiene teléfono celular. “Lo que se conversó con ella se notificó a la Justicia y a lo que hizo referencia sobre dónde estaba viviendo en este momento”, explicó.

Respecto al motivo del abandono, la Gerente Asistencial indicó que ese tema no fue tratado “porque es un paso dentro de la revinculización que se tiene que hacer lentamente. Acá no era el acuse sino ver lo que necesita y cómo se la puede ayudar”.

En términos legales, Isabel está al cuidado del Hospital, con cuidadoras, por el Ministerio de Desarrollo Social, Enfermería, el equipo médico y licenciados están a cargo de la estimulación hasta que la Justicia adónde la envía. “Tiene que ser un lugar continente, sea con la madre o con una familia solidaria hasta que se decida cuál es el mejor lugar”, agregó Fernández Sosa.

Señaló, además, que en el proceso llama gente al Hospital para saber sobre la adopción. “Nosotros no podemos dar ese tipo de información. Tienen que ir a la Justicia, no acá. Inscribirse en un listado como corresponde”, insistió.

Según observó, la beba está de alta. “Tiene un retraso madurativo, es una pacientita que pasó un año y dos meses dentro del Hospital. Y casi un año en Terapia intensiva. Pasó de una habitación con muchos monitores a una habitación de cuatro paredes. A pesar de tener fonoaudióloga, psicopedagoga, todo el equipo de Enfermería que la trata de 10 y la cuidan muchísimos ella necesita estar en contacto con otro niños, conocer un pájaro, el sol. Estar en el mundo, conectarse a una familia, no seguir siendo abandonada”, enfatizó la profesional.

“Es el solcito del Hospital, muy cariñosa y simpática. Espero que se resuelva su caso. Que la Justicia pueda tomar una decisión de qué hacer con la beba. El Hospital tendrá todo el equipamiento y personal pero no es el lugar donde tiene que seguir desarrollándose Isabel, por los riesgos primordialmente y porque recibe constantemente abandono porque una enfermera tiene turnos de trabajo y se va. Fin de semana no viene. La cuidadora es reemplazada”, aseveró Fernández Sosa.

Respecto a la intervención en este caso de la Defensoría de los Derechos del Niño, Niña y Adolescente. “Están constantemente en contacto y presentando informes esperando que el Juzgado tome la decisión”, subrayó.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-