SEGUINOS

POLICIALES

La Justicia revocó la prisión domiciliaria a condenado por tráfico de drogas

La jueza de Cámara – a cargo del Juzgado Federal de Ejecución Penal de Posadas-, Norma Lampugnani, dispuso la revocación de la prisión domiciliaria de Diego César Ariel Toledo (43) quien cumplía prisión domiciliaria en el inmueble sobre la calle 61 -cortada- al 3700 Primer Piso, de la capital provincial. El martes fue trasladado a la Unidad Nª 17 de Candelaria, dependiente del Servicio Penitenciario Federal. En septiembre de 2015 fue condenado a cumplir 12 años de prisión acusado de ser el “organizador de transporte de estupefacientes agravado”.

Según la sentencia lideraba una banda que traficaba cocaína desde Misiones a la República Oriental del Uruguay. Esta organización también la integraba, según el Expediente, Christian Jorge Czernecki (43), quien también fue condenado. Era quien llevaba la droga hasta Ciudad del Este, Paraguay. Y luego regresaba a Uruguay.

La banda quedó al descubierto en un operativo realizado en la ruta en la mañana del lunes 12 de agosto de 2013 cuando efectivos de la Gendarmería interceptaron un automóvil en cuyo interior iba Czernecki junto a otros dos hombres y una Peugeot Partner que llevaba unos 61 kilogramos de cocaína.

Antes de ser arrestado, Toledo intentó escapar del país a través del puente San Roque González de Santa Cruz.

El beneficio otorgado en el expediente FPO Nº 11010620/2012/TO1 caratulado “Incidente de Prisión Domiciliaria de Diego César Ariel Toledo” fue revocado debido a diversos incumplimientos constatados por la Justicia Federal.

El condenado había dejado en varias oportunidades su domicilio violando de esta forma el beneficio otorgado por razones de salud.

Otros condenados

En el juicio que llevó adelante el Tribunal Federal de Posadas, además de Toledo y Czernecki -quienes recibieron las penas más duras- también fueron condenados el resto de la banda, el comerciante paraguayo Derlys Armando Echauri Detez (30), Osvaldo Darío Amarilla (38), el gendarme Gustavo Aníbal Martínez (46), el chapista Walter Alfredo Kurtz (50) y su colega Sergio Ramón Contreras (47). Recibieron penas de entre 2 y 9 años de cárcel.

Descargar Semanario Seis Páginas