SEGUINOS

PROVINCIALES

La noche misionera volvió a registrar hechos de violencia juvenil

No hay suficiente condena social y familiar como para erradicar la violencia de sectores de la juventud en los que es posible advertir el consumo excesivo de alcohol combinado con el letal consumo de drogas. No hay suficiente conciencia en impedir que los boliches sean obligados centros de esparcimiento, cuando no “únicos” de estos jóvenes y adolescentes. Las preguntas se reiteran, la violencia persiste.

En la madrugada de este domingo, Misiones asistió a dos grescas. Una en Posadas, cuando se produjo una batalla campal con al menos 25 involucrados en uno de los sectores del Complejo La Aventura, de Posadas.

Cuatro jóvenes que protagonizaron una gresca y agredieron a policías terminaron tras las rejas

El otro caso fue una salvaje golpiza propinada por una patota a un adolescente de 17 años, a la salida de un boliche, en Apóstoles.

Capturaron a cuatro jóvenes acusados de agredir salvajemente a otro en Apóstoles

El trágico suceso ocurrido en Villa Gesell donde una patota de rugbiers golpeó hasta matar a un joven, por un altercado en un boliche, llevó al intendente de esa ciudad balnearia a proponer la eliminación de estos centros de “diversión”. Y la polémica se instaló.

En Misiones, la polémica está desde hace tiempo. Hubo avanzadas de nocturnidad con legislaciones provincial y municipal. Pero vista la reanudación de estos hechos y su gravedad, tal vez también debiera repensarse.

 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-