SEGUINOS

POSADAS

La pandemia también activa los casamientos a distancia

Está contemplado en el Código Civil y Comercial, además en la ley de Registro Civiles de la Argentina N° 26.413. La directora del Registro Provincial de las Personas, Virginia Alejandra Soto, dijo a C6Digital que se venía reglamentando desde 2017. “Y ahora nos apuró una situación, la semana pasada nos faltó una última parte de la reglamentación que tiene que ver con el acta de consentimiento porque el matrimonio se celebra en ausencia de una de las partes pero para cerrar el acta necesitamos el consentimiento de la parte que no está presente”, observó.

Soto señaló que los motivos por los cuales no están son diversos. En el caso de los que están certificados en la provincia son por algunas situaciones puntuales que lo consideraron viable.

“Lo vamos a celebrar en Misiones, uno de los contrayentes está en la provincia de Entre Ríos y otro en Buenos Aires”, refirió.

En cuanto al procedimiento, la titular del RPP sostuvo que no le solicitaron que sea por la plataforma Zomm, por NET, por video llamada. “Estamos abocados a la parte de la documentación porque el matrimonio se redacta en un acta, por instrumento público, por lo tanto tenemos que cuidar las formas que determina el Código Civil y Comercial”, apuntó.

Lo que sí contempla es que venga el consentimiento prestado en otra provincia. “El ciudadano se acerca al Registro Civil de donde está, expresa los motivos por los cuales no puede trasladarse y le pide al oficial público de ese Registro que le tome su consentimiento y expresa tomar por esposa a la persona que está acá”, afirmó.

El acta tiene vigencia por 90 días. “En ese tiempo nosotros tenemos que celebrar el matrimonio. Y puede suceder lo contrario, que un ciudadano que esté acá pide que le tomemos el consentimiento para ser a su vez a otra provincia donde se va a celebrar el matrimonio”, aseveró.

Soto consideró que se trata de una situación atípica, es presencial pero si la ley lo contempla se puede celebrar el matrimonio a distancia. “A veces es una cuestión de necesidad y urgencia”, agregó y no tanto por el contexto de la pandemia que vuelve difícil el viaje a algunos de los contrayentes.

Así, la funcionaria hizo referencia al caso de una pareja de Puerto Iguazú que la madre estaba con su hijo discapacitado en la provincia de Buenos Aires adonde viajó hace meses para un tratamiento. “Estaban viviendo en pareja y para que la obra social le pueda cubrir el tratamiento necesitan sí o sí casarse. Porque no pueden tampoco realizar una unión convivencial porque en este caso necesitan estar presente. No está contemplado la unión convivencial a distancia. Entonces, el matrimonio en este caso ellos lo solicitan por una cuestión de salud”, subrayó.

Además, Soto comentó otro caso de una pareja que la pandemia lo sorprendió en la distancia uno de otro. “Decidieron casarse pero el señor es una persona de más de 60 años y entra en el grupo de riesgo y no se va a trasladar a la provincia”, consignó.

Descargar Semanario Seis Páginas
-