SEGUINOS

PROVINCIALES

La Semana Santa se celebrará “sin la presencia del pueblo y en un lugar adecuado”

Considerando la prórroga del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el Presidente de la Nación y, teniendo en cuenta el Decreto de la Congregación para el Culto Divino Prot. N. 154/20 y las Sugerencias de la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Argentina, el Obispo de Posadas resuelve que los presbíteros celebren los ritos de la Semana Santa sin la presencia del pueblo y en un lugar adecuado.

Las indicaciones del obispo Juan Rubén Martínez son las que a continuación se detallan:

Los fieles sean avisados de la hora del inicio de las celebraciones, de modo que puedan unirse en oración desde sus propias casas. Podrán ser de gran ayuda los medios de comunicación telemática en directo.

1.- Domingo de Ramos. La Conmemoración de la Entrada del Señor en Jerusalén se celebre en el interior del edificio sagrado y se adopte la tercera forma prevista del Misal Romano. Se sugiere que, si la Misa se transmite por televisión o por las redes sociales, el que preside pueda bendecir los ramos que los fieles tengan en sus casas utilizando solamente la fórmula de bendición prevista en el Misal (n. 6,p. 220) después del saludo inicial, para que, con los ramos bendecidos, los fieles puedan acompañar la celebración, especialmente la lectura de la Pasión.

2.- Misa crismal. Se trasladará a otra fecha que será oportunamente comunicada.

3.- Jueves Santo. Se omita el lavatorio de los pies, que ya es facultativo. Al final de la Misa en la Cena del Señor, se omita también la procesión y el Santísimo Sacramento se reserve en el sagrario.

4.- Viernes Santo. En la oración universal, se añadirá la siguiente intención:

  1. Por este tiempo de pandemia.

“Oremos por todos los que estamos atravesando este tiempo de pandemia, especialmente por los enfermos, por los que están en situación de riesgo, por los que han perdido a un ser querido, por los que están viviendo estos días en soledad, por los que han muerto a causa de esta enfermedad, para que frente a esta tormenta inesperada y furiosa que nos sorprendió como humanidad, podamos sentir, como los discípulos en la barca, la presencia del Señor que no nos deja solos y nos dice que no tengamos miedo”, puntualizó el Obispo.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-