SEGUINOS

EDITORIAL

La sociedad enfrenta con estoicismo una crisis profunda y sostenida

Sin tregua. Más allá de las declaraciones optimistas y “calientes”, según las pronuncie el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne o el presidente Mauricio Macri, los indicadores de la economía sólo acercan “pálidas”. Reconfirman lo que las personas, las familias de la gran mayoría de los argentinos viven a diario. Ni qué decir de aquellas personas, 1.750.000 según la última evaluación del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) que están desempleadas. No hay para todos ellos ninguna perspectiva en lo inmediato ni en el mediano plazo. Sencillamente porque hay una negativa a ni siquiera flexibilizar el ajuste. Ponerle fin a la maquinita de la especulación financiera orientando recursos a la producción y el consumo.

 

El desempleo aumentó al 9,1% en el cierre de 2018, según el Indec

 

Y a pesar de todo, de todas las cosas, la sociedad se muestra estoica. No grita, ni se calienta. De tanto en tanto hace una protesta callejera pacífica. O corta el acceso a un puente y molesta al tráfico. Reclama y espera ser escuchada. Hasta ahora, en vano. Quienes gobiernan debieran ponderarlo. Debieran analizar los sondeos de opinión que muestran a la gestión del Presidente en su peor momento.

Elecciones 2019: Macri pierde en primera o en segunda

Y si la crisis económica y su impacto social dominan el escenario nacional, no es menos cierto que hay cuestiones institucionales que aportan lo suyo. No en el plano de la oposición política que con sus más –y algunos pocos menos- le dio quorum al Presidente para aprobar aquello que quiso y formaba parte de su gestión. Sino del impensado ámbito judicial. Allí donde se generó un pantano a partir de presuntos casos de corrupción, encarcelamientos sin fundamento jurídico. Y la no menos impensada suspicacia del presidente de la Suprema Corte de Justicia Carlos Rosenkrantz al descubrir el descrédito que tiene ese Poder en la ciudadanía.

Un autocrítico Rosenkrantz reconoció que el Poder Judicial pierde legitimidad

 

Los sondeos de opinión lo vienen denunciando hace no menos de un año. Será esta admisión de parte del máximo tribunal un primer paso hacia el saneamiento y transparentación de un poder tan esencial a la república? Habrá que verlo. Por lo pronto, sólo contribuye a empeorar las cosas el pedido de destitución de un juez de parte del Poder Ejecutivo.

 

Estos son los tiempos que corren a nivel país. En el ámbito de Misiones los impactos de la recesión también se cobran desempleados y sub empleados. El informe del Indec lo pone en evidencia. Así y todo Posadas tiene un 3,6% de desempleo. Lejos de los grandes centros urbanos donde llega a los dos dígitos. Y a nivel país espacio en el que alcanza el 9,1%. A Posadas le llega la subocupación. Un 12%, ciertamente alta y preocupante. Como lo fue el indicador de pobreza.

Posadas registró un 3,6% de desempleo, pero tiene la mayor subocupación del NEA con 12%

 

Pero acá sí hay señales de esperanza. Medidas que toma el Gobierno como los Ahora Misiones. Créditos a emprendedores. Asistencia a productores. Aliento a las ferias francas para que sostengan alimentos destinados a los pobladores de los centros urbanizados. Y pasos largos dados en la búsqueda de un presente con renovados futuros: Efas 4.0; Lagash University.

Escuela de Robótica: todos los procesos económicos son débiles si no se basan en el conocimiento

No es casual que una propuesta de jóvenes emprendedores se haya posicionado como el mejor proyecto social del país compitiendo con 1.000 iniciativas provenientes de todas las regiones. El Camping Agroecológico obtuvo el primer premio del concurso mentes Emprendedoras. Se trata de una iniciativa del Norte misionero: Colonia Wanda y Comandante Andresito. Cuál es el propósito: arraigar a los jóvenes en el agro, generando empleo, buscando alternativas amigables con el medio ambiente. Todo tiene que ver con todo.

 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-