SEGUINOS

EDITORIAL

Las nuevas gestiones y las esperanzas de la ciudadanía

En vísperas de otra vuelta de página, democrática. Con las instituciones en pleno funcionamiento. Con el lacerante dolor de la Argentina pobre. El rico país productor de alimentos con más del 40% de sus hogares empujados a la pobreza y lo que es todavía más doloroso al 59,5% de los niños/as y adolescentes viviendo en familias con ingresos por debajo de la línea de pobreza.

 

Alarmante: la pobreza en Argentina superó el 40% y alcanza a 16 millones de personas

Es una afrenta y será la prioridad absoluta que concentrará los esfuerzos del gobierno del presidente Alberto Fernández, según lo comprometió al presentar su gabinete. Pero no podrá ser cometido único de una gestión sino la acción coordinada de entidades representativas con el gobierno de modo de encauzar esfuerzos que resulten de rápida efectividad.

Porque a nadie escapa que muchas veces los organismos cuyo propósito es atender a los sectores más vulnerables de la sociedad diluyen esfuerzos en entramados burocráticos que los vacían de contenido y, lo que es peor, desdibujan la noble misión asignada. Y los carecientes siguen a la intemperie.

Estas son cuestiones que debieran ser revisadas por la nueva gestión. Porque no será sencillo hacer descender los indicadores de pobreza e indigencia, pero sí es una cuestión que urge. Como sociedad se quita nutrientes a los niños para un desarrollo personal pleno y se altera tanto su infancia o adolescencia, como su futuro adulto. Y eso es imperdonable. Argentina no ha padecido una guerra –felizmente- no ha sido víctima de catástrofes naturales como para estar viviendo en una crisis económica y social de tamaña envergadura.

Y ha sido la esperanza de millones la que se ha puesto en la nueva gestión de modo de comenzar a revertir esta situación.  La sociedad ha seguido privilegiando las vías institucionales para resolver problemas de todo tipo, incluidos éstos del empobrecimiento. De modo que seguir con “la grieta” será todo un anacronismo.

“Prudencia” y “priorizar los gastos”, los dos pedidos de Alberto Fernández a sus ministros

 

O cuando menos no estará expresando a las grandes mayorías que se pronunciaron electoralmente por dos vías políticas distintas pero que expresan casi a la totalidad de la ciudadanía –casi el 90%-.

Terminar con el hambre y apostar a la producción misionera son los objetivos del nuevo gobierno

 

La política ha de recobrar prestigio, ese prestigio que le ha estado dando el electorado.

 

Otra página comenzará a escribirse también en Misiones. Pero aquí será una continuidad de políticas públicas que han sido avaladas una y otra vez en la consulta comicial. Así como se ha respaldado con pronunciadas mayorías a los políticos propuestos para la gestión. Oscar Herrera Ahuad es el gobernador ungido por el más alto porcentaje de votantes del país. Cuenta con un respaldo legislativo igualmente mayoritario en la Cámara de Representantes. Con  diputados nacionales y senadores, algunos del mismo signo político y otros de la oposición. Pero con todos un diálogo maduro como para que prosperen las mejores acciones en favor de Misiones.

Juraron los diputados electos; entre ellos, Brítez, Bárbaro, Sartori y Schiavoni

 

“El Misionerismo mantendrá un bloque con identidad propia”, explicó Wellbach

 

 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-