SEGUINOS

POSADAS

“Las Tacuaritas 2”: hace 8 años que 450 familias viven enganchadas a la luz y sin agua

Elizabeth Oviedo, de “Las Tacuaritas 2”, contó cómo es vivir en un barrio que no tiene conexión de energía eléctrica ni de agua, a la espera de alguna solución por parte de los organismos municipales.

“Somos 450 familias que no tienen agua ni luz. Estamos peleando, queremos pagar y no queremos estar más enganchados a la luz. A la noche, es gotita por gotita”, dijo Oviedo.

En la misma línea, relató que hay muchos niños y ancianos, como así también niñas trasplantadas que “están sufriendo”. “Nosotros vinimos en esta gestión nueva 4 veces y todas las veces sale la secretaria y dice que no se puede hablar con el intendente, que ya me van a llamar y solucionar”, indicó.

“Hoy vine y le dije que no me iba a ir si no me atendía el intendente porque realmente estamos sufriendo. La verdad se hicieron todos los ignorantes y me sacaron con los de seguridad y la Policía. Yo creo que la Municipalidad es pública, entonces los de seguridad no tienen que sacar a las personas, no somos ignorantes”, reclamó la ciudadana.

Hace 8 años que el barrio “Las Tacuaritas 2” pasa esta situación. “Yo entiendo que es una gestión nueva ahora pero, ¿qué pasa? venimos acá y nos dicen que es de Garupá, vamos a Garupá y nos dicen que es de Posadas. Entonces, que los intendentes se pongan de acuerdo y que digan de quién es para que solucione este problema”, dijo.

“Queremos soluciones, queremos pagar nuestra luz y agua. No queremos estar asustados que llega Energía de Misiones y nos va a cortar la luz, y tienen razón si lo hacen, porque estamos ilegales. No nos estamos negando a que vayan a poner los pilares, nosotros vamos a pagar. Ya hablamos con Energía de Misiones pero no se resuelve quién va a firmar”, manifestó.

Sobre los padecimientos de los vecinos, Oviedo señaló: “Tuvimos problemas con una señora que necesitaba energía y se nos murió. Ahora hay unas nenas trasplantadas. Yo misma soy diabética y no puedo tener mi insulina en la heladera porque no hay luz”. “Es una vergüenza que tengamos que comprar agua para bañarnos”, subrayó.

“Papeles que me piden, papeles que traigo. Estuvimos en la última reunión con la chica encargada de Tierras acá, que nos atendió amablemente y dijeron que iban a tratar de solucionar y que al otro día iban a recorrer el barrio, pero no se presentó nadie hasta ahora”, puntualizó la ciudadana.

En este sentido, explicó: “Nosotros no sabemos si el señor intendente está sabiendo nuestra situación porque no podemos hablar con él. En Garupá si están sabiendo pero dicen que no pueden hacer nada mientras no traspasa las tierras porque es ajeno”. “Si recorren, van a ver la necesidad que hay en ese barrio. No estamos golpeando las puertas por una bolsa de mercadería, son 450 familias que todos los días necesitan luz y agua”, agregó.

“Estamos golpeando puertas y es una vergüenza que los de seguridad te tengan que sacar en esto que es público, pero no le puedo acusar al intendente porque no sé si él sabe esto. No estamos acusando a nadie, queremos soluciones”, concluyó Oviedo.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-