SEGUINOS

ECOLOGIA

Las universidades argentinas sumaron sus voces en defensa del Amazonas

La problemática con impacto mundial de los incendios en el Amazonas suma voces de alerta y en defensa del pulmón del planeta. En ese marco, las rectoras y rectores de las universidades públicas argentinas nucleadas en el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), reunidos días atrás en la Universidad Nacional del Nordeste, emitieron una declaración donde se suman al pedido de la urgente promoción de políticas ambientales.

El objetivo de esta iniciativa es que que creen políticas de Estado que permitan detener el desastre ecológico y los funcionarios se comprometen a dar mayor impulso a la investigación para aportar herramientas que permitan el aprovechamiento de recursos naturales con el resguardo del ecosistema.

“Amazonia y la quema de la biblioteca de la naturaleza Lo más valioso es invisible a los ojos”, es el título del documento aprobado durante el 82 Plenario de Rectoras y Rectores del CIN, que se desarrolló durante el jueves 29 y el viernes 30 de agosto, en sedes de la UNNE en Corrientes y Resistencia (Chaco).

“La Cuenca Amazónica conforma el bioma tropical forestal continuo más grande del mundo y es una de las fuentes más ricas de biodiversidad y de servicios ecosistémicos. Su valor actual y beneficios futuros para nuestra especie están tremendamente subvaluados y pobremente considerados por la sociedad actual, aunque sostienen la vida misma más allá de su propio sistema natural y alcanzan al globo entero”, comienza el texto que obtuvo el aval de los presentes.

Apoyados en el conocimiento existente en las universidades, recuerdan que “el bioma amazónico resguarda más del 10 por ciento de la biodiversidad planetaria, incluye a muchas especies endémicas en peligro de extinción y es, a su vez, un acervo natural de recursos genéticos que poseen medicamentos, ceras, alimentos y otros usos potenciales imprescindibles para el resguardo humano actual y las generaciones futuras frente a la crisis ambiental global que estamos y estaremos enfrentando aun de manera más intensa”.

“La población amazónica en general y los pueblos indígenas que allí residen dependen ampliamente de una precaria estabilidad ambiental que les permite perpetuar sus estilos de vida y ser la primera línea de manejo y resguardo de ese paraíso natural en el marco de un equilibrio muy sensible”, destacan. “No obstante, la tremenda presión impulsada por la economía mundial y nacional para producir bienes extraídos de la región, como carne, pasturas, maderas, minerales y otros recursos naturales demandados, sin considerar las necesarias salvaguardas ambientales, están poniendo en tensión y llevando a la desaparición a una parte irrecuperable del sistema natural de nuestra tierra”, alertan.

Conscientes de que no se trata de una situación nueva, señalan si “la intensidad, la duración y, en especial, el escenario inmediato que enfrentamos por no implementar en forma urgente las medidas que permitan, en primer lugar, detener las quemas inducidas en lo que hoy sucede en varios de nuestros países hermanos de la Panamazonia”.

Como representantes de casas de altos estudios, resaltan los recientes reportes mundiales de las Naciones Unidas, “que han convocado activamente a científicos internacionales y con una destacada participación de investigadores latinoamericanos”, y ponen el foco sobre “los efectos que la demanda mundial de alimentos tiene sobre el ambiente”, así como alertan “que el estilo actual de nuestro sistema agroalimentario que está quebrado”.

“Tanto el reciente reporte del IPCC (2019), como el último reporte del IPBES Global y Américas (2018, 2019) y el reporte del TEEB Naciones Unidas Ambiente (2018, 2019) alertan claramente sobre los serios efectos que el sistema alimentario, tal como se viene impulsando mundialmente, genera sobre los recursos naturales de base y la sociedad en su conjunto”, señalan.

 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-