Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Los armados electorales nacionales son un engaño que atrapan a las Provincias en un oligopolio político

Provinciales Enfoque

Las provincias que están alineadas políticamente a los frentes nacionales, Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, se quedaron estancadas en la grieta, en la burbuja política de la interna, sin brindar respuestas a la gente, paralizadas.

El costo de cumplir a la clase dirigente de Buenos Aires es entregar a las sociedades de las provincias, sin poder reclamar, sin poder gestionar y perdiendo tiempo y recursos en las peleas internas dentro del propio frente o con los otros espacios.

A diferencia de ellas, la Renovación goza del privilegio de no tener jefes en Buenos Aires y eso repercute en una gestión activa, concentrada en brindar respuestas a las necesidades, provocando beneficios en la gente.

Misiones expone una sociedad moderna, desde el punto de vista económico, educativo, y político. En tiempos donde se habla mucho de libertad económica o liberalismo, la Renovación marca un camino inédito y observado con asombro por el resto del país, un camino que se erige como el liberalismo político, sin jefes en Buenos Aires y respondiendo solo a los ciudadanos de Misiones.

Se decidió romper definitivamente con todas los armados nacionales porque son un engaño que atrapan a las provincias en un oligopolio político al servicio de los jerarcas de Buenos Aires que solo satisfacen sus intereses y del país central.

Prueba de eso es lo que hacen los representantes misioneros de los dos grandes frentes, los diputados nacionales misioneros de Juntos por el Cambio y del Frente de Todos. En los últimos años no consiguieron nada para los ciudadanos, al contrario, pusieron trabas al desarrollo de Misiones cuando tuvieron que obedecer los mandatos partidarios nacionales, como cuando Arjol, Schiavoni y Klipauka votaron en contra de la Zona Aduanera Especial.

La libertad que se ejerce desde un partido provincialista que no depende de los mandatos nacionales es igual a romper las cadenas de la esclavitud, de la dependencia ideológica, no tiene precio. Y cobra más relevancia cuando se observa que los dos espacios nacionales han fracasado en los últimos años, siendo gobierno.

Esa parece ser la clave del apoyo cada vez más grande que tiene el Frente Renovador de Misiones. Las adhesiones permanentes de las corrientes juveniles, de los círculos profesionales, de las asociaciones agrarias, que están adhiriendo plenamente al concepto del liberalismo político. Porque solo de esa manera se pueden concitar los sueños y las esperanzas, tomando decisiones en el terreno producto de estar cerca y escuchar a la gente.

No se puede cumplir el sueño o responder a la necesidad de un misionero estando pendiente a las ordenes de Buenos Aires, porque Buenos Aires y los frentes nacionales tienen otra agenda, donde el misionero queda relegado.