Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Los implantes cocleares no son únicamente para los niños

Salud

(Por Natalia Zajaczkowski Fonoaudióloga) Se suele relacionar los implantes cocleares con un tratamiento exclusivo para pacientes pediátricos. Muchas veces por los altos costos de los mismos y otras por falta de conocimiento.

Los pacientes jóvenes y adultos al poder volver a acceder al sonido, pueden completar sus estudios, insertarse laboralmente y tener una vida social independiente, sin que nadie tenga que acompañarte a todos lados para traducirles lo que se está diciendo y lo que está pasando.

Acá les dejo algo que me pasó Ada de Grillos Rock, más testimonios de mis pacientes…

“Estoy muy decepcionado de que las nubes no hagan ruido al chocarse”

“No sabía que los gatos hacían ruido cuando ronronean pensé que solo vibraban”

“Los pájaros son demasiado ruidosos y los escuchas a donde quieras que vayas”

“Una paciente me dijo que le encantaba el ruido de las estrellas. Días más tarde nos dimos cuenta que en realidad lo que escuchaba eran los grillos”

“Un amigo creía que gritábamos al bostezar”

“Creía que el sol hacía algún tipo de ruido”

“No sabía que la gente hablaba con diferentes voces”

“Un amigo se sorprendió con el ruido de la lluvia. Al otro día se sorprendió porque la panceta llovía”

“El viento, porque carajos suena el viento”

Así el sonido de la vida, que es algo “común” para muchos, para otros se convierte en magia.

Karina, 39 años, “cuando me operé del implante coclear tenía 29 años y mi bebé 1 año 6 meses, hasta ese momento nunca había oído su voz y los sonidos que él hacía. Hoy puedo decir que el implante coclear me dio la independencia para poder continuar estudiando y trabajar. No dependo de nadie en mi día a día.”

Julio, 64 años (pintor artista) “esa noche que me activaron los implantes cocleares pude volver a oír el ruido que hacen las hojas, el papel en donde pinto.”

Cristian, 49 años, tres meses post implante “viajo a Mar del Plata para poder por la voz de mi nieta por primera vez”.

Adriana, 30 años (madre de dos hijos) “el primer embarazo era sorda, no oía nada. Mi primer ecografía de mi segundo hija, ya estaba implantada, llore de la emoción al darme cuenta que eso que se movía en la pantalla, también tenía sonido (latidos del corazón de su bebé)”.

Carla, 30 años, el día de la activación del implante coclear pidió a la madre que no sea ella quien hablase para que oiga su voz, sino pidió que pongamos esa canción que tanto le gustaba cuando aún podía oír con sus audífonos.

Karina, 45 años. Antes de operarme me dijeron que iba a oír hasta las burbujas de la coca cola… y es así! Lo que más me emocionó oir al salir del consultorio, fueron los pajaritos cantar.

Fabian, 47 años, tuvo un accidente en el hogar, a consecuencia de eso otros problema de salud, que trajeron una hipoacusia profunda bilateral. Llego el momento de su activación y el pidió que sea el día 21 octubre, porque ese día era su cumpleaños y quería arrancar ese nuevo año de vida, oyendo. SU VOZ, ese día se emocionó al poder volver oír su propia voz.

“Experimentar nuevamente poder compartir charlas con mis hijos y mi mujer es maravilloso. Si le sumo con los amigos, o cuando voy a hacer compras ya no dependo de otra tecnología sino de mi mismo.”

Carlos, 24 años. “Gracias al implante coclear, puedo hacer muchas cosas. Aunque escuchar música e ir al boliche son de mis favoritas. Por las mañanas trabajo en una verdulería y por las tardes en un lavadero de autos, poder hablar con la gente aún con el barbijo puesto, me da total independencia.”

“Estoy en completa ventaja sobre las personas que oyen sin implante, porque cuando lo que están diciendo no me gusta o me están regando por algo, simplemente apago mi implante coclear”.

En Misiones empezamos a realizar los implantes cocleares en el año 2007. Muchos pacientes, muchas familias. Estamos orgullosos de ser parte de sus historias de vida.

(+) Natalia Zajaczkowski
Fonoaudióloga
Programa Provincial De Hipoacusia