SEGUINOS

ECONOMIA

Los precios de la madera siguen siendo bajos, los poderosos se resisten porque antes los imponían

El director del Instituto Forestal Provincial Hugo Escalada dijo que determinar precio permite “tener seguridad y transparencia acerca de cómo se dan todas las etapas dentro de la actividad”, para hacer notar que en forma diaria el Mercado de Liniers fija el precio de la hacienda, en las pizarras de Santa Fe y Buenos Aires se coloca el precio del forraje; el tabaco determina su precio, el té, el Inym el de la yerba mate.

https://youtu.be/hO5S5PAP_NU

Para advertir que en la sesión de fijación de precios estuvieron presentes todos los miembros del directorio que representan al sector privado ya que solo +él, Escalada, el único representante del Estado misionero en un directorio de 9 miembros. Es decir 8 de esos integrantes representan al sector privado: representantes de las asociaciones de productores, de las cooperativas forestales; de los trabajadores y de la industria. En representación de la industria está el gerente de Papel Misionero Andrés Garde y Ricardo Austin (Arauco) por pasta de papel y por las madereras Luis Hann.

Explicó que la sesión en la que se fijó el precio fue precedida por estudios y debates que llevaron cuatro meses hasta la determinación final que se adoptó votando, por lo que el precio es absolutamente legal.

Y dijo que todavía el precio es bajo: “una tonelada de raleo –y el raleo se produce a los 7 años de haber plantado el pino- es equivalente al precio de una pizza”, explicó.

Y respecto de fotos mostradas de acumulación de aserrín como supuesta evidencia de que no hay ventas, señaló que “el aserrín que se ve históricamente al costado de los aserraderos tiene que ver con el volumen de madera aserrada. Es una relación directa. Hoy la industria forestal está pasando por un muy buen momento. No puede cumplir con los pedidos sino de acá a tres meses”.

Y dijo que ello obedece al redireccionamiento de los recursos producto de la pandemia: los gastos suntuosos, de distracción, se orientaron a los bienes, a la construcción. Y no sólo acá sino a nivel mundial. En Estados Unidos y Canadá la madera llegó a precios nunca antes vistos y así y todo no hay madera”.

Escalada dijo que la resistencia que hoy se observa a los precios fijados en el ámbito del Infopro tiene que ver con que ya no son producto de imposiciones de los sectores poderosos.

“El que el precio del raleo sea comparable al de una pizza muestra claramente que el precio no es exorbitante, que no es una locura. Ahora, obviamente, para quienes nunca tuvieron un precio y podían pagar lo que querían, hay una resistencia. Históricamente propusieron que fuera la oferta y la demanda la que regule el precio. Pero desde la economía ves que eso ocurre cuando la economía es ideal: hay muchos compradores y muchos vendedores.

“Pero cuando tenés un mercado imperfecto como el nuestro con un monopolio muy fuerte como Alto Paraná, el poderoso te pone el precio que quiere y si te gusta bien y sino también”, señaló.

Descargar Semanario Seis Páginas
-