SEGUINOS

POLITICA

Macri convocó al acuerdo de gobernabilidad: incluyó a Cristina y sumó a empresarios, Iglesia y CGT

El llamado del Gobierno a un dialogo tiene un motivación central: dar la idea de que los argentinos están dispuestos a ser un “país normal”, explican en la Casa Rosada. Los 10 puntos planteados son una plataforma que considera que, de acordarse en su mayoría daría previsibilidad y se evitaría o morigeraría la inestabilidad que plantea un escenario electoral.

A la tarde del lunes salieron las cartas con sello de la Presidencia de la Nación a los siguientes dirigentes: todos los gobernadores; la senadora nacional Cristina de Kirchner, el senador nacional Miguel Ángel Pichetto, el diputado nacional Daniel Scioli, el exdiputado Sergio Massa; el exministro de Economía, Roberto Lavagna, y los referentes de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña; autoridades del Foro Convergencia, el Grupo de los 6, la Mesa de Enlace, la Asociación Empresaria Argentina (AEA), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y el Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA). También se remitió a autoridades de las iglesias Católica y Evangélica, del Centro Islámico y de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).

La misiva plantea los puntos a acordar pero no fue acompañado de una convocatoria grupal. “La idea es hacer reuniones bilaterales”, comentaban en la Casa Rosada, “el Presidente ya llamó a casi todos de los convocados”.

El objetivo oficial es lograr al menos un acuerdo que contemple a la mayoría de los puntos y están dispuestos a “agregar aquello que signifiquen aportes para reforzar el mensaje de previsibilidad”.

Los puntos que el Gobierno pondrá en la mesa para su discusión son:

Lograr y mantener el equilibrio fiscal, tanto en la Nación como en las provincias.

Sostener un Banco Central independiente en el manejo de los instrumentos de política monetaria y cambiaria, en función de su principal objetivo que es el combate a la inflación hasta llevarla a valores similares a los de países vecinos.

Promover una integración inteligente con el mundo, trabajando para el crecimiento sostenido de nuestras exportaciones.

Respeto a la ley, los contratos y los derechos adquiridos con el fin de consolidar la seguridad jurídica, elemento clave para promover la inversión.

Creación de empleo formal a través de una legislación laboral moderna, que se adapte a las nuevas realidades del mundo del trabajo sin poner en riesgo los derechos de los trabajadores.

Reducir la carga impositiva nacional, provincial y municipal, empezando por los impuestos distorsivos.

Consolidación del sistema previsional sostenible y equitativo que dé seguridad a los jubilados actuales y futuros.

Consolidación de un sistema federal transparente que asegure transferencias a las provincias no sujetas a la discrecionalidad del Gobierno Nacional de turno.

Asegurar un sistema de estadísticas profesional, confiable e independiente.

Cumplimiento de las obligaciones con nuestros acreedores.

Certezas

La razón por la cual el presidente Macri lanza esta convocatoria la explica al comienzo de la misiva al indicar que: “La Argentina logró algunos acuerdos básicos que permitieron fortalecer nuestra democracia” y hace referencia al “consenso democrático que cerró las puertas a experiencias autoritarias, la Asignación Universal por Hijo, el rechazo a la violencia política, la alianza estratégica con el Mercosur, por dar algunos ejemplos”.

Para el Gobierno el problema de la incertidumbre que genera el proceso electoral se explica porque “hemos tenido problemas para acordar sobre cuestiones básicas de nuestro desarrollo económico”. Explica que los “fracasos” en esta materia son los que explican que Argentina “sea una paradoja mundial por la falta de desarrollo y la pobreza pese a nuestros recursos y nuestras potencialidades”.

Siempre desde la visión oficial esta incertidumbre (que trae como consecuencia la paralización de las inversiones y en muchos casos la fuga hacia el dólar) se podría quebrar o minimizar si tanto el mundo como los argentinos puedan tener “certeza de que hemos podido dejar de discutir algunas cosas que ya no se discuten más en la mayor parte de los países”. No en vano entre los puntos figura el tema del “equilibrio fiscal; la independencia del Banco Central, el cumplir los compromisos con los acreedores y el contar con estadísticas profesional, confiable independiente.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas