SEGUINOS

Justicia

Martín Leguizamón en “Crimen y Justicia”: el abogado argentino que le torció el brazo decenas de veces a Google

A Martín Leguizamón no le gusta que le digan “doctor”, una fórmula que tiene que ver más con el respeto que inspira el profesional que con el doctorado al que remite la palabra. “Llamame Martín”, dice este abogado de 59 años, hincha de River, apasionado del Derecho y que se ha hecho famoso en la Argentina y en el mundo por haberle torcido el brazo a los buscadores informáticos en casos en los que se había vulnerado los derechos de distintas personas. Le lleva ganado 68 litigios a Google, por ejemplo.

Ahora acaba de presentar su libro “Responsabilidad civil de los buscadores de Internet en Argentina” y comentó detalles de la obra y de su rica trayectoria en una charla con Crimen y Justicia, el programa de temas policiales y judiciales que se emite por Canal 6 Digital.

“Siempre soñé con escribir un libro. Con la pandemia pude hacer cosas que tenía postergadas. Esta invitación a empezar la obra la recibí un día antes de mi cumpleaños, cuando un juez de un Tribunal de acá de Buenos Aires me preguntó si podía encarar el trabajo de redacción y cuánto tiempo me llevaría. Me demandó 25 días”, reveló Leguizamón, integrante del estudio de Fernando Burlando.

Apuntó que “lo que vuelco en el libro es una experiencia personal, de trabajo, de laburo de 14 años, desde abril de 2006 hasta la actualidad. Hago una mezcla de análisis jurídico y trayectoria de trabajo. Aporto a los colegas mucha jurisprudencia que les va a servir. Es bueno difundir estos temas de los que se habla mucho por estos días”.

El reconocido abogado reconoció que “litigar contra las empresas más importantes del mundo, con las de más poder económico y de lobby, no es sencillo. Detallo esto en el libro”.

Contó por enésima vez, aunque aclaró que le encanta hacerlo, cómo se metió en este mundo de internet y las nuevas tecnologías. “Me dedicaba al derecho a la imagen y a los derechos intelectuales. Representaba a varias agencias de modelos importantes. Uno de los dueños me pidió que asesorara a una de los modelos que había sido parte de la empresa. Era Jorgelina Citino, quien no paró de llorar en toda la entrevista. Ella estaba por entrar como gerente de Marketing de una empresa multinacional de Canadá y había pasado casi todos los filtros. Pero contó que había sido modelo publicitaria en la Argentina y cuando los canadienses la googlearon se encontraron su nombre vinculado a tres sitios de contenido pornográfico. No consiguió el empleo. Le pedí una semana para estudiar el caso y me convencí de que el Derecho de la vida real debía aplicarse a la virtual”, detalló.

Leguizamón evocó que aceptó el caso y presentó una cautelar, “atada con alambras con lo que contaba a mano. No había jurisprudencia a nivel nacional y regional, apenas alguna que otra internacional, pero muy poca. Nadie hablaba 14 años atrás de Google, de internet”.

“Tenía dos herramientas, el Código Civil y la Constitución Nacional. Había varios derechos en juego: la Libertad de Expresión, el Derecho a la información, la Honra y el Honor y la Privacidad”, enumeró.

“Fue la primera medida cautelar dictada en Argentina, en Sudamérica y en casi todo el mundo contra los buscadores informáticos. Esa medida fue apelada y confirmada rápidamente por la Cámara Civil y Comercial Federal. Fue el 6 de abril de 2006, el inicio de todo. Luego vino el fallo María Belén Rodríguez, una joven cuya imagen aparecía injustamente asociada a sitios pornográficos. Este caso llegó hasta la Corte Suprema de Justicia, que estimó que Google y Yahoo! obraron con diligencia para retirar sus imágenes, por lo que no debían resarcir a la damnificada”, precisó el profesional.

“La Corte determinó que, ante un contenido dañoso, si yo intimo al buscador para que desindexe ese material y no lo hace, ahí nace la responsabilidad de los buscadores. Si hay debida diligencia, no hay responsabilidad civil ni a obligación de resarcir”, explicó.

Aclaró que en ese fallo de la máxima instancia judicial argentina “también detallaron las ilicitudes manifiestas y groseras que ni siquiera requieren una orden judicial para el bloqueo de esos contenidos. Alcanza con una una notificación para que los buscadores los bloqueen”.

“Los buscadores dicen que crearon robots que no controlan. Eso es mentira, porque lo pueden controlar. Le llevo ganados 68 casos a Google, cuyos abogados se destacan siempre por mentir”, remarcó y admitió que “presiones siempre las recibo. Es un gigante mundial Google, tiene el bolsillo de payaso más grande del mundo”.

Leguizamón prometió venir a Misiones a presentar su libro, cuando la pandemia por el coronavirus retroceda. Quiere compartir su experiencia en la lucha contra las injusticias cometidas por los buscadores y también ante un nuevo mal que acecha desde internet: las noticias faldas (Fake News) que circulan en la red de redes. Es una batalla que encara con igual pasión.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-