SEGUINOS

POSADAS

Más de 160 familias confían en lograr sus lotes con servicios en el barrio “Alberto Fernández”

Desde hace alrededor de un año más de 160 familias esperan contar con la regularización de sus lotes en el barrio “Alberto Fernández” -ex asentamiento La olla- en Posadas, que pertenece a un privado y está en la zona del basural municipal. Ahora con tantas personas, ya dejó de ser un asentamiento.

Este jueves continuarán la reunión de la mesa de diálogo en la que la semana pasada, referentes vecinales participaron en la Casa de Gobierno, con autoridades del Gobierno provincial y Municipal, el diputado del Frente Popular Agrario y Social, Martín Sereno, y el abogado de las familias, donde se planteó una propuesta de solución consensuada en la asamblea realizada en el barrio.

Esta consiste en que cada familia pague mensualmente por su lote de tierra, el equivalente a una Asignación Universal por Hijo (AUH), mientras que el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional, se compromete a efectuar la mensura y escrituración de los terrenos. Las familias se mostraron optimistas ante la posibilidad de lograr una solución que se vería plasmada este jueves cuando vuelvan a reunirse las partes interesadas.

“No pretendemos que nos regalen la tierra”

Una de las vecinas del barrio “Alberto Fernández”, Andrea Gamarra, participó de la reunión y sostuvo que hace más de siete meses que luchan por sus derechos, y el viernes en la mesa de diálogo con las autoridades del Iprodha, ministros del Poder Ejecutivo y la representante de Tierras de la Municipalidad de Posadas, les comunicaron que estuvieron en contacto con los propietarios de la tierra y existen perspectivas de acuerdo.

“No pretendemos que nos regalen los lotes, podemos pagar el equivalente a una Asignación Universal, y cuando lo propusimos hubo buena recepción. Este jueves tenemos otra reunión de la mesa donde estarán los propietarios, y esperamos que acepten nuestra propuesta”, detalló.

“Somos 139 familias por un lado y después hay 27 familias más a las que ayuda el Padre Barros. Si el dueño acepta, pagaríamos en cuotas, y tenemos hasta cinco años para aportar todos los meses una cuota; pero veremos a cuánto nos quiere vender cada lote. El Iprodha se ocupará de las mensuras, y la Municipalidad de los servicios, luz y agua, todas cosas que hay que gestionar”, explicó.

Destacó el trabajo del abogado Federico Padolfi, porque cuando todas las familias tenían el desalojo “arriba de nuestras cabezas, otro abogado se lavó las manos y nos dejó solos con nuestra desesperación; pero gracias a él y a nuestro esfuerzo, presentamos el recurso de amparo y se pudo frenar el desalojo”, enfatizó Andrea.

Se busca garantizar el hábitat para estas familias

“Acompañamos a las familias en la mesa de diálogo y las autoridades plantearon que los dueños quieren dialogar; los vecinos expusieron su voluntad de pago, el Iprodha aceptó la propuesta y asumió el compromiso de hacer la mensura, división de lotes y la escritura, y así se garantizará el hábitat para más de 160 familias”, expresó el diputado Sereno.

Para el legislador esto demuestra que las familias no quieren que “las cosas le vengan de arriba, como dicen algunos, sino que prefiere pagar, dentro de sus posibilidades, para vivir en un lugar propio.

“Vemos que los valores de la tierra, las viviendas y los lotes se inflaron, y se vuelven una burbuja que favorece sólo a los inversores inmobiliarios o a quienes tienen mucho dinero; mientras que a las personas de sectores vulnerables, algunos con trabajos informales o con empleo formal; pero con salarios inferiores al mínimo vital y móvil, se les hace imposible pagar alquileres y menos aún comprarse una vivienda”.

Consideró que “la solución de fondo es que el Estado Provincial y la Municipalidad planifiquen y desarrollen políticas sociales de vivienda y de hábitat, cuyas cuotas estén al alcance de las familias y puedan garantizarse su lugar para vivir”, afirmó.

Políticas de lotes con servicios como respuesta habitacional

Sereno recordó que el mismo Gobierno reconoce un déficit habitacional de más de 100 mil viviendas, con lo cual, es evidente que se deben generar políticas para solucionarlo. “Si uno imagina que construyendo 5.000 viviendas por año se tardaría 20 años o más en cubrir ese déficit. Por eso creo que las políticas deben ser de lotes con servicios, de urbanización, de repoblación de áreas abandonadas dentro del marco de la Ley y contemplando la tierra como un bien social como marca la Constitución”.

Destacó que desde el Pays presentaron muchos proyectos de Ley como el Instituto de Tierras, el Banco de Tierras, el Arraigo Rural, o los inmuebles ociosos que apuntan a buscar a resolver un problema real, estructural e histórico en Misiones.

“En el caso particular del barrio ‘Alberto Fernández’, confiamos que se solucione favorablemente para tranquilidad de todos y de todas y que marque un precedente de método de resolución de conflictos, en el que las familias tendrán un lugar seguro y una vivienda, el propietario recibirá un pago económico por el predio, y los Estados colaborarán con la mensura, el ordenamiento y el proceso de urbanización con la responsabilidad de garantizar a las familias misioneras un lugar donde vivir”, aseveró el diputado.

El sueño del lote propio

Elizabeth Da Silva, y Victoria Márquez, son algunas de las vecinas del barrio “Alberto Fernández”, que esperan ansiosas una resolución, y confían que en la mesa de diálogo se logrará una solución definitiva donde los Gobiernos anunciaron la voluntad del propietario de venderles la tierra que ocupan en el lote cuatro.

“Este jueves vamos a participar nuevamente de la mesa de diálogo, y esperamos que acepten nuestra propuesta de que cada familia pague mensualmente una Asignación por Hijo y por fin tengamos nuestra tierra”, subrayan las mujeres.

Descargar Semanario Seis Páginas
-