SEGUINOS

Salud

Más del 10% de los positivos de coronavirus se infectan por un paciente sin síntomas

Una de las primeras investigaciones sobre la transmisión asintomáticas no deja dudas sobre el potencial expansivo del coronavirus. La única manera de frenarlo, según los especialistas, es con medidas extremas como el aislamiento que han decidido aplicar países como Italia, España y Argentina.

Para medir la velocidad de una epidemia, los científicos se basan principalmente en dos aspectos: el número de personas que infecta cada portador del virus y el tiempo que tarda en propagarse. El primer concepto se denomina ‘número de reproducción’, mientras que el segundo es el ‘intervalo en serie’. La vertiginosa curva de contagios de la última cepa de coronavirus hace pensar que este nuevo agente infeccioso cuenta con las dos cualidades, lo que no imaginaba la comunidad científica es que su capacidad de ataque podría ser altamente efectiva incluso cuando el portador no muestra síntomas.

Un equipo de investigadores de enfermedades infecciosas de la Universidad de Texas en Austin querían averiguar cuál era esa tasa de infección con independencia de la sintomatología, y descubrieron algo sorprendente: el tiempo de contagio entre casos de una cadena de transmisión de menos de una semana, y más del 10% de los pacientes se infectan por alguien que ni siquiera presenta síntomas, lo que da una idea de la extrema velocidad que de transmisión que adquiere el coronavirus en muy poco tiempo.

Un segundo contagio cada cuatro días
Para medir el intervalo en serie, los científicos observan el tiempo que tardan los síntomas en aparecer en dos personas con el virus: la que infecta a otra y la segunda persona infectada. Los investigadores encontraron que, en China, el promedio de contagio era de unos cuatros días, lo que da una idea de la capacidad exponencial de transmisión del patógeno.

La profesora Lauren Ancel Meyers, involucrada en el estudio, compara la velocidad de propagación del coronavirus con el del Ébola, cuyo intervalo de propagación dura varias semanas. “Ante semejante amenaza no hay más remedio de movernos rápidamente”, asevera la especialista, quien, junto a su equipo, examinó más de 450 informes de casos de infecciones de 93 ciudades en China, con información extrapolada sobre las cadenas de transmisión de personas infectadas basadas en sus declaraciones.

Pacientes sin síntomas
La investigación, publicada en un paper de la revista Emerging Infectious Diseases, es uno de los primeros estudios que recoge las transmisores asintomáticas del nuevo coronavirus, por lo que podría servir a las autoridades para hacerse una idea de las dimensiones de la amenaza. Sus conclusiones son claras: hasta el 10% de todos los contagios procedían de un paciente que no presentaba síntomas de la enfermedad.

“La transmisión asintomática hace que la contención del virus sea tremendamente complicada”, asevera Meyers en una nota de prensa de la Universidad de Texas, lo que justificaría, según los especialistas, las medidas de control más drásticas, como las cuarentenas, los confinamientos o las restricciones de viajes. “Nuestros descubrimientos quedan sobradamente probados por el crecimiento exponencial de los casos en todo el mundo, que solo pueden frenarse con ayuda de medidas extremas”, sentencia la especialista.

 

Fuente. National Geographic

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-