Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Medicina ortomolecular para regular el cuerpo de manera integral

Posadas Salud

La medicina ortomolecular trata “desde el dolor hasta lo estético”. La médica especialista Mariela Alvarenga, en diálogo con Jorge Kurrle.


Mariela Alvarenga es médica especialista (MP. 4141) en medicina general y de familia; con posgrados en medicina estética, nutrición y medicina ortomolecular. “Desde que hago esta medicina trato de predicar con el ejemplo. Es más fácil transmitir salud, demostrando cómo se pueden lograr cambios”, expresó, en su visita a los estudios de C6Digital.

“En un momento me frustré porque no podía ayudar a la gente. Hice medicina por vocación, quería curar y me di cuenta que no estaba pasando. Me sentía una secretaria pasando recetas y recetas. Incluso pasaba que en los estudios salía todo bien, pero el paciente tenía sintomas de cansancio. Entonces, el enfoque de la medicina ortomolecular me sacó una venda de los ojos. Me volvió a lo que damos solo un año en medicina: la bioquímica. Desde ahí, tratar de ordenar la vida del paciente para realmente intentar sanar. Es una medicina particpativa; si el paciente no me ayuda, pocos van a ser los cambios. Pero hay mucha gente que quiere y está dispuesta, ahí se ven los verdaderos cambios”, relató.

Si bien “este camino comenzó haciendo estética”, la profesional pudo entrelazar ambas disciplinas. “Siempre tuve la belleza por el arte: la medicina estética es poder devolverle seguridad y alegría a mis pacientes”, manifestó. Además, comentó: “Soy emergentóloga, con un posgrado de dos años, simplemente porque necesitaba más seguridad y conocimiento para atender”.

La médica también realiza mesoterapia. “Es una de las cosas que hago en estética, me atrapó con todo lo que podía hacer. Se puede enfocar para tratamientos desde el dolor hasta lo estético. Después hice medicina estética general y me enamoró. Eso me llevó al primer congreso en Córdoba, donde conocí la medicina ortomolecular; de la que sabía lo mismo que todos, que se relacionaba con Moria (Casan)”, indicó.

Al respecto, explicó que en la disertación a la que asistió “hablaron dos pacientes con tratamiento, por parkinson y diabetes. A mí me explotó la cabeza porque estaba con mi papá muy enfermo y recorriendo todos los especialistas de la medicina tradicional”. Este es un tratamiento que consiste en la aplicación mediante inyecciones de pequeñas cantidades de extractos naturales, productos farmacéuticos y vitaminas.

Ahora bien, ¿de qué trata la medicina ortomolecular?

La médica especialista señaló que el primer paso “para lograr un orden molecular hay que desparasitar al paciente, algo que los adultos no hacen porque creen que es para los niños”. “Hay técnicas para limpiar las verduras crudas, para sacar también los agrotóxicos y pesticidas; todo el que come verdura cruda, tiene que desparasitarse por lo menos una vez al año”, recomendó.

“Después se trabaja en desinflamar, antioxidar y ordenar horarios de sueño y actividad física. También se habla de sus relaciones personales, porque todo tiene que ver con el orden que tenga a nivel molecular, que es lo que quiero lograr”, agregó.

En ese sentido, remarcó que “hay que enseñar a la gente que no se puede acostumbrar a decir ‘mi presión es alta y es así’, o ‘yo duermo mal y es así’; se normalizó mucho vivir mal. Lo mismo con alguien que tiene gastritis, que se trata hace años con antiácidos. Hay estilos de vida para tratarlos de forma más natural”.

“Tengo que regular todo el cuerpo. El aporte de vitaminas no está en alimentos, porque no tienen la calidad que tenían antes; debido a la contaminación del suelo y a los procesos acelerados”, advirtió la doctora Alvarenga. Además, “todo el tiempo el pulmón trata de antioxidar el aire contaminado”; por lo que se deben “limpiar los pulmones y el hígado, que nos limpia a nosotros”.

La especialista en medicina ortomolecular indicó que “la mayor cantidad de síntomas comienza en la visagra de los 40, porque el cuerpo está saturado y necesita las limpiezas que nunca hicimos“. Sin embargo, destacó que “hoy día hay muchas herramientas para llegar en plenitud a la avanzada edad; en el cerebro principalmente”. Y subrayó: “Las patologías degenarativas, alzheimer o parkinson, no sólo producen un daño en el paciente; sino en todo el entorno de la familia”.

“Respecto a las harinas hay que darse cuenta que son 30 años de una adaptación genética: tenemos obesidad y diabetes en cantidad”, analizó. “Había una pirámide nutricional que ahora pasó a ser un óvalo. La base no son los hidratos de carbono, produjeron esa adaptación genética con dos enfermedades que están aumentando en todo el mundo”, completó.

Reforzar el sistema inmunológico

Por otra parte, Alvarenga habló sobre la deficiencia de micronutrientes. “Con la llegada del Covid-19, la gente se dio cuenta que nuestros sistemas inmunológicos están muy deteriorados. Desde 2014 empecé con la vitamina D, pero las obras sociales no me dejaban dosarla; ahora creo que todo el mundo sabe de su importancia para los huesos, el cerebro, el corazón, el sistema inmunológico“.

Hay 4 micronutrientes que faltan a nivel mundial: omega, selenio, vitamina C y vitamina D”, informó. “Hay algunas cosas que podemos dosar pero, en fin, hay que suplementar; es bueno enseñar dónde están las vitaminas y nutrientes, aunque sigue siendo difícil conseguirlos en la dieta”, añadió.

Siguiendo esa línea, insistió en que “la vitamina D hay que tomar siempre”, y preguntó: ¿por qué vas a descansar de hacerte bien si lo otro no descansa?”.

La médica hace hincapié en nutrición superior y medicina ortomolecular. “La nutrición es la base de este orden, con eso podes antioxidar y curar enfermedades. El tema es que los alimentos no tienen todo, entonces se pasa a la suplementación. Tengo pacientes que, después de los 40, presentan patologías digestivas; como gastritis, o dispepsia, disbiosis o constipaciones”, acotó.

Explicó que “cuando hay patologías del tubo digestivo es porque no hay una absorción óptima, por lo que se intenta dar suplementos vía oral”. Pero “en realidad, lo que más funciona es el aporte endovenoso“.

Mientras el paciente incorpora un cambio al estilo de vida, que lo hace de a poco porque aprende nuevamente los hábitos, le aporto endovenosas. Las limpiezas también son endovenosas”, precisó la doctora Mariela Alvarenga.

En ese marco, recalcó: “Las patologías hay que enfocarlas desde mente – cuerpo – espíritu. La parte emocional juega un rol fundamental y, a veces, el médico no la tiene cuenta. La familia, el estrés, el trabajo pueden afectar”.

“Están habiendo muchas películas y libros que nutren para darse cuenta que somos energía y que las emociones, como la angustia o la ansiedad, causan un daño”, enfatizó. “No las trato yo, para eso hay otras especialidades, como la psicología”, clarificó.

La médica especialista resumió que “es ayudar con las limpiezas y antioxidantes, pero también fijarse lo emocional“. Aseguró que “aprender a meditar cura muchísimas enfemedades, pero meterse adentro de uno mismo y reconocer cosas no es fácil”.

“Por eso nos enfocamos en el confort del paciente, en que realmente se sienta bien”, concluyó. Para consultas, acercarse a Coronel Álvarez 1589, esquina Reguera; o comunicarse al 376 4527871.