SEGUINOS

EDITORIAL

Misiones habló en las urnas, con mensajes dignos de ser escuchados

La ciudadanía misionera se ha expresado con mucha claridad en las recientes elecciones del domingo 2 de este mes. Ha dado respaldos definidos a trayectorias políticas. Tal es el caso del Frente Renovador de la Concordia Social que gobierna la provincia desde el 2003. Consagrando, además, una estilo, una forma de hacer política. Y tiene que ver con el slogan inicialmente elegido y rigurosamente cumplido desde entonces: los hechos dan fe a las palabras. Decisión asumida por el mentor y conductor de ese espacio político, Carlos Rovira quien hoy, inclusive, ha comenzado a promover la propia renovación de la Renovación: neo renovador, fue el término ahora acuñado.

Terminó el escrutinio definitivo: la Renovación se impuso con cerca de 500 mil votos

Y si las puertas estuvieron inicialmente abiertas a todos cuantos quisieran sumarse más allá de diferencias partidarias, ahora fueron sumando, también, a los más recientes adversarios. O a los adversarios tradicionales. Milva Carlino, politóloga, docente e investigadora, hacía notar que los circuitos electorales históricamente contrarios a la Renovación, como los 1 y 2 del centro de Posadas, pero también el número 4, volcaron ahora sus votos a este espacio político que, por lo demás, ha consagrado un intendente como Leonardo “Lalo” Stelatto, con la mayor cantidad de votos nunca antes reunida.

Elecciones: “Se dio un triunfo histórico de la Renovación que confirma la hegemonía en Misiones”

 

Hay además un componente seguramente decisivo en este comportamiento electoral y tiene que ver con la crisis y cómo enfrentarla. Porque el gobierno de Hugo Passalacqua y Oscar Herrera Ahuad, en una simbiosis notable, movió los recursos y las herramientas del Estado hacia todos los sectores sociales, desde los más vulnerables, a los de la producción, la industria y el comercio. Asumió un entendimiento con el Gobierno de la Nación, que le costó más de un sinsabor. pero lo hizo con tanta sinceridad que la sociedad entendió de su pragmatismo circunstancial –porque no abandonó los ideales que lo identificaban- y lo avaló en las urnas. “Sé que la ciudadanía se quedó con unas ganas más de Passalacqua. Pero hay que cumplir la ley. Tal vez más adelante pueda darse otra candidatura”, reflexionó al término de la jornada electoral el mismo Rovira.

 

En rigor todos reconocieron su liderazgo y orientación cuando en ese final hubo que evaluar, así “en caliente” el mensaje de las urnas. Y más allá de las cercanías con las que se desenvuelven no es menor haber sorteado una crisis de las dimensiones de la actual y lograr una adhesión en las urnas de tamaña magnitud. De hecho el caso de Misiones es inédito en el país. Misiones siempre se caracteriza por ser vanguardia, dar respuestas definidas y hasta adelantar visiones ciudadanas.

El intendente Losada recibió a su sucesor Stelatto

Y tanto lo hace a su modo, que apenas unos días después de las elecciones en Posadas y Eldorado, dos de las principales ciudades en las que hubo renovación de intendentes, los actuales se reunieron con quienes los reemplazarán para encarar la transición. Joaquín Losada con Leonardo Stelatto y Norberto Aguirre con Fabio Martínez. La transición sin tensiones muestra también la forma de hacer política: que las diferencias no lleven a enfrentamientos inconducentes. Antes bien que el conflicto, si lo hubiere, fructifique en el consenso. No fue éste el único hecho llamativo. Hubo otro y tuvo que ver con San Vicente, una ciudad del interior en el que se impuso el candidato del partido Agrario y Social Fabian “Ceferino” Rodríguez. Aquí operó la adhesión de las Iglesias Evangélicas, de fuerte presencia en todo el Alto Uruguay. El mismo fundador y presidente del Pays Héctor “Cacho” Bárbaro hacía esa lectura y la extendía a Posadas, juzgando acertada la decisión de Stelatto de sumar a dos referentes de estas confesiones religiosas a su lista de concejales.

Rodríguez ganó en San Vicente por los fieles evangélicos y Stelatto hizo muy bien en sumarlos

 

Podría decirse que estas son primeras aproximaciones a un pronunciamiento electoral rico y variado, contundente, en paz. Que confirmó lo anticipado desde estas columnas: formidable movilización pacífica para elegir quiénes se harán cargo del gobierno.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas