SEGUINOS

POLICIALES

“No hay posibilidad de que Victoria Aguirre vuelva a ser detenida por la muerte de su hija”

Roxana Rivas es la abogada defensora de Victoria Aguirre, la joven obereña acusada de haber asesinado a su hija discapacitada en 2015, que luego fue absuelta en un juicio oral y público. Hace unos días, el Superior Tribunal de Justicia anuló ese fallo y ordenó uno nuevo. La letrada ya anticipó que irá hasta la Corte Suprema para sostener la inocencia de la chica, quien luego del proceso en su contra, se mudó de la Capital del Monte. “Estos casos ponen en tensión al sistema judicial”, aseguró.

“En el caso de Victoria, cómo se la imputa, los motivos para acusarla, son muestras de la Justicia patriarcal que tenemos. La versión de la posible motivación del crimen era que ella quería deshacerse de la hija para tener una luna de miel con su pareja”, recordó.

“Victoria Aguirre es una madre que perdió a su bebé y vivió el duelo estando presa”

Esa pareja que menciona la abogada es Rolando Lovera, el otro imputado en el caso y quien fue condenado a 19 años de cárcel en el juicio que terminó en 2017. Ellos rompieron la relación apenas se produjo la muerte de Selene.

“Acompañamos todo el proceso, se obtuvo la absolución de Victoria, en un fallo que consideramos sostenible. Quedó claro tanto en el debate como en toda la instrucción que no había elementos para condenarla”, reiteró Rivas.

“En ese momento difundieron las imágenes de las cámaras de seguridad de último lugar donde vieron con vida a la nena (la arenera donde trabajaba el padrastro).Se ve perfectamente que en esos últimos minutos estuvo en los brazos de él, hasta que desaparece de las cámaras y cuando vuelve a aparecer, la nena estaba desvanecida”, detalló.

“Nosotros a Victoria le creemos. Si se condena a una persona deben haber pruebas suficientes para que la convicción sea suficiente, porque si hay dudas, el beneficio es para el acusado”, apuntó.

La letrada precisó que “la fiscal Estela Salguero apeló por los dos. Considera que Victoria también debió ser condenada. Y apeló, obviamente, el defensor de Lovera. Ya en ese momento nosotros opinamos que, en el caso de nuestra asistida, una absolución no es apelable, por el principio constitucional de que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho”.

“No hay posibilidad de que ella vuelva a ser detenida. Nosotros ya habíamos hecho reserva de ir a la Corte Suprema de Justicia. El embrollo es que el STJ no casa, no resuelve el recurso, atendiendo los agravios de cada parte. Casar la sentencia, que es el papel que debía adoptar el Superior, significaba hacer lugar a los recursos y condenar a ambos, por la misma pena. Si eso ocurría, habilitaba el recurso extraordinario y las demás instancias”, explicó.

Y agregó: “El Superior argumenta que no es un nuevo juicio. Ordena que se haga una nueva sentencia con las pruebas que están en la causa”.
“El otro problema es que el STJ no manda a revisar objetivamente, sino que antes reinterpreta las pruebas y establecen un criterio, del que el Tribunal no podrá apartarse cuando dicte el nuevo fallo”, remató.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-