Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle Jorge Kurrle

¿Qué hacer para no perder los nervios y la paciencia?

Posadas Sociedad

A veces, en situaciones de angustia, enojo o molestia, la meditación no ayuda. Por eso, la coach Liliana Timmer trae 5 claves para conservar la paciencia.


Es necesario sentir y gestionar cada emoción, pero siempre de manera inteligente para no perder la paciencia.

“No está mal enojarse, el tema es qué hacer con ese enojo. Hay que enojarse de manera inteligente: con calma y equilibrio. Es cierto que la emoción puede ser, en ocasiones, más poderosa que la razón, pero tenemos que ser inteligentes”, remarcó la coach de vida, Liliana Timmer; quien comentó que “en un estudio realizado a principios de los 2000, se dejaba ver cómo la amígdala cerebral es la que gestiona secuestros emocionales que nos hacen perder los nervios y la paciencia”.

Por tal motivo, enseña 5 claves para no perder la paciencia:

  1. Tiempo fuera: reiniciar el cerebro. El primer paso es saber cómo funciona el cerebro. Cuando nos sentimos sobrepasados por alguna emoción, tenemos que alejarnos, cambiar de actividad para verlo desde afuera. Hacer algo que nos saque de ese lugar y de esa situación para pensar con claridad.
  2. Aceptar las emociones sentidas: no nos quedemos en ella, pero aceptémoslas para poder trabajarlas y transformarlas.
  3. Reestructuración de pedidos. Al haber manejado el aspecto emocional, llega el momento de profundizar en los patrones mentales: qué tipos de pensamientos tenemos mientras los nervios y la paciencia fallan. Hay recursos mentales que bloquean el bienestar al poner un pensamiento inflexible en la cabeza; es decir que ‘solo tiene que ser así’ y la vida no es cómo nos imaginamos, sino que sucede.
  4. Actuar calmado, sin nervios, después de analizar la situación.
  5. Autocontrol. Tengamos en cuenta que debemos frenar para poder recuperar el control de nuestra mente. Para eso es bueno recurrir, muchas veces, a la moral. Tenemos que conocer qué nos molesta, no nos gusta o nos hace perder la paciencia; y a partir de ahí empezar a trabajar.

Además, la coach Timmer dejó un consejo para los padres que están con los niños ayudando con la tarea. “Es un momento difícil para todos, pero cuando llegue la situación en la que perdemos la paciencia, tomense 5 o 10 minutos. De esa forma, no se van a frustrar ustedes ni al niño, y va a ser más llevadero. Hay que hablar mucho con los niños para que entiendan que la tarea no es un castigo”, cerró.