SEGUINOS

Sociedad

“Nos quedamos entre la espada y la pared”: junto a su bebé, una pareja misionera busca volver de España

En octubre del año pasado, Sebastián Giménez, oriundo de Posadas, decidió viajar con su pareja a España en busca de trabajo y una “mejor calidad de vida”. Sin embargo, nada se dio como esperaban y, con una bebé recién nacida, se alojaron en albergues de distintas ciudades hasta enfrentarse a la situación de calle. Ahora, esperan respuesta del Consulado para regresar a Argentina.

“Nos vinimos con una idea en general de todos los argentinos que salen a buscar un mejor bienestar, trabajo y calidad de vida. Vinimos en octubre, mi pareja estaba embarazada y dio a luz aquí”, contó. No obstante, manifestó que “las cosas se nos empezaron a complicar estando lejos de casa”.

En ese sentido, explicó que “acá te enfrentas con otra realidad que por ahí difiere con nuestra ideosincracia en cuanto al tratamiento de los españoles y la rigurosidad de las leyes. Lamentablemente, al no contar con dinero, caímos en Servicios Sociales y muchas veces te imposibilitan la posibilidad de trabajar”.

“También recibimos varias amenazas de ciertas ONG. Hubo una que nos quiso separar y llevarnos a distintas ciudades para hacernos trabajar, la verdad es que hay muchos testimonios de argentinos que pasaron por eso. Nos quedamos entre la espada y la pared a ver qué hacíamos. Pasamos situación de calle, fuimos a comer a todas las Iglesias y después pasó lo del virus, y fue muchísimo peor”, realtó el misionero.

Desde la llegada de la pandemia de Covid-19 a Europa, la pareja se movió de una ONG a otra. “Fuimos dando vueltas por todo España”, comentó Giménez. Además, indicó que esperaban tramitar el arreigo familiar por simple presunción. “Es cuando tenes un hijo que nace y le das el negativo por el Consulado. Se tarda un par de meses para que te den el arreigo y, por ende, viene la carta roja, que consiste en que tengas un permiso de trabajo. Pero todo eso con el virus se cayó”.

Tras comunicarse con el Consulado argentino, recibieron ayuda de la cónsul Carla, que los guió y ayudó. “Hasta el día de hoy sigue muy pendiente”, destacó el posadeño. Sin embargo, en la última semana, tanto la familia de Sebastián como muchas otras, fueron echadas del albergue en el que se alojaban. “Nos echaron a la calle y amenazaron con quitarnos a los niños. Cuando estás en España u otro país, las leyes funcionan diferente para los menores”.

En tanto, aclaró que “la Embajada está metiendo presión al Consulado para que nos puedan reparitar inmediatamente porque tenemos una menor”.

“El viernes a la tarde nos echaron del albergue en donde estábamos y fuimos directamente al Colegio Mayor Argentino en Madrid. Estuvimos por horas y no nos dejaban entrar”, narró. Personal de seguridad de dicho lugar mencionó a la pareja que “quedan muy pocas personas ahí”. “La que es directora, una señora que se llama Karina, no daba el brazo a torcer”, dijo Sebastián, ya que no les permitieron alojarse allí.

Asimismo, contó que “hubo poco tacto humano con una señora que se llama Victoria y que es del Consulado, nos trató muy mal. Me dijo que me vaya a buscar la vida a una Iglesia, como si fuese fácil mover a un bebé con carrito, 5 bolsas y 2 valijas”.

Ante la falta de ayuda del Colegio Mayor, “apareció” una persona de la Embajada que consiguió un departamento para la pareja. “Nos tratan muy bien”, resaltó Giménez. Además, el Consulado se comunicó este lunes para recibir a la familia el miércoles e inscribir la nacionalidad argentina de la beba.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-