“Nuestra lucha contra la pobreza es fortaleciendo la economía popular, el sector laboral mayoritario en el país”, afirman desde TTT

Provinciales

En las últimas semanas en los medios de comunicación resurgió el debate sobre los programas sociales relacionados con los índices de pobreza. En esa discusión, para algunos sectores de la dirigencia política, el problema de la pobreza se soluciona “transformando los planes sociales en empleo”.

El diputado Martín Sereno, del bloque parlamentario Tierra, Techo y Trabajo, y secretario general del Movimiento Evita Misiones, invitado a hablar sobre el tema en Canal 4, afirmó que ese análisis, como el de eliminar los programas sociales es erróneo y demuestra “un gran nivel de estigmatización”.

En ese sentido sostuvo que están equivocados quienes sostienen que terminar con los programas sociales es una solución para paliar la pobreza, “como si esa fuera la causa principal”.

Enumeró que existen un millón de programas sociales en todo el país, que le significan mensualmente al Estado nacional 16 mil millones de pesos. “Es decir cada programa representa 100 dólares a precio oficial; o sea son 100 millones de dólares por mes y 1200 millones al año, y si pensamos cuántos millones se fugaron durante el gobierno de Macri y los que pidieron al FMI, ese dinero representa 100 años de programas sociales. Ahí está la causa de la pobreza, el dinero fugado y no invertido en nuestro país, no las familias empobrecidas. Las generadoras de la pobreza son las políticas erradas, la acumulación y el blanqueo de capitales”, aseveró Sereno.

“Unas 20 mil personas realizan tareas productivas en el Evita”

El legislador reiteró qué sacar los programas sociales no es la solución. Relató que en Misiones, el Movimiento Evita tiene entre 4000 y 5000 programas. “Sin embargo hay 20 mil personas que producen alimentos, panificados, apicultura, atienden comedores, merenderos, cooperativas textiles, y en este rubro tenemos la única fábrica de jean del país. Además de carpinterías, aluminios, herrerías, bloqueras, etc”.

Por eso los que descalifican como “planeros” a estos trabajadores, desconocen y discriminan. “Algunos sectores políticos piden que haya empleo genuino; pero los que producen alimentos, trabajan genuinamente. No tienen vacaciones, aportes sociales ni aguinaldo; pero su trabajo es genuino”, destacó Sereno.
En esa línea, enumeró que actualmente el empleo privado en la Argentina genera ocho millones de puestos de trabajo, y tres millones el Estado; sin embargo en la economía popular hay 10 millones de personas trabajando.

“Se constituyó en el sector laboral más fuerte del país, y es una fantasía pensar que nuestro país puede generar 10 millones de empleos formales”, señaló el legislador.

“El Estado provincial debería fomentar el trabajo local”

En cuanto a la provincia, explicó que la informalidad laboral se evidenció en los 330 mil misioneros y misioneras que cobraron el Ingreso Familiar de Emergencia. “Y ahí nadie se quejó de que el Estado pagara el IFE y el ATP para las empresas. Ese también fue un plan social de rescate del trabajo para sostener a las pequeñas y medianas empresas”, dijo el dirigente del Evita.

Agregó que los subsidios son mecanismos que a veces son temporales, y otros, por ejemplo los dirigidos al pequeño productor, deberían ser permanentes.

“Se trata de créditos blandos y subsidios que son necesarios. En cambio el asistencialismo no resuelve nada; cada vez demanda más recursos que nunca alcanzan. La salida es generar trabajo y producción. Y en este punto nos preguntamos por qué con la capacidad de las cooperativas para producir ropas de grafa, uniformes, etc, el Estado provincial no le compra a estas textiles, y sin embargo invierte en las grandes empresas. Quizás un ambo le cuesta 10 pesos más caro; pero está subsidiando al empleo local”, indicó el dirigente político.

Consideró que el Estado provincial debería abrir mercados populares para competir contra los formadores de precios, teniendo en cuenta que Misiones produce el 30% de los alimentos que consume.

“Pero no los subsidia con créditos blandos o no bancarios que permitiría fomentar la producción y abastecernos de alimentos, o a las textiles fortaleciendo la producción local. Sin embargo se destina el 70% de los recursos hacia otro lado para comprar alimentos de mala calidad”, cuestionó Sereno.

“Se necesita un cambio estructural, no más parches”

Para el diputado provincial, la falta de empleo formal repercute especialmente en las y los jóvenes que no tienen muchas posibilidades de trabajo ni de estudios cuando egresan del nivel secundario.


“Tampoco hay fomento al deporte, aunque la provincia tenga un Ministerio de Deporte; pero no vemos programas que estimulen esas prácticas como contención social, por ejemplo para alejar a los chicos y chicas del consumo problemático. Desde nuestro espacio lo estamos haciendo; pero a través del Ministerio de Deportes no tenemos ninguna ayuda por ejemplo para los torneos interbarriales e intermunicipales de varones y mujeres”, remarcó el legislador.

“Creemos que se necesita un cambio estructural y no seguir con parches. Nos vendieron un folleto durante 40 años -que se está cayendo- del neoliberalismo y la globalización. Ahora se abren horizontes nuevos y depende para donde salgamos: si para agravar lo que está pasando como en algunos países europeos que se posicionan más a la derecha, y son racistas y discriminadores”.

O la otra opción es “salir hacia el camino que contemple una sociedad organizada, solidaria, democrática que no es elegir representantes cada dos años, sino la participación de las decisiones que definen la vida de las mayorías y minorías. Nosotros trabajamos en ese sentido”, expresó el diputado de TTT.