SEGUINOS

TURISMO

Operadores de Agencias de Viajes y Turismo protestaron contra el impuesto al dólar

Como en otras ciudades del país, representantes del sector también se manifestaron en la plaza 9 de Julio, de Posadas, contra las nuevas medidas implementadas de restricciones al dólar. Mirta Valenti comentó que el rubro en particular padece las consecuencias. “Tuvimos un golpe de gracias terrible porque ya desde el 2018 venimos mal; el 2019, con el 30% de impuesto a los servicios turísticos para los pagos en efectivos, más el 5 %, más un 7 % del impuesto aérea argentino y ahora este nuevo impuesto que directamente es sumamente extorsivo e injusto”, expresó.

Valenti destacó que el Turismo es el cuarto productor en el país, que contribuye con el Producto Interno. “De manera que este último golpe de gracia directamente nos extermina. Es inviable seguir trabajando así, hace seis meses que el turismo está parado y no hay miras que se abra en los próximos días”, aseveró.

Además, observó que muchas provincias volvieron a fase 1 o fase 2 como consecuencia de la pandemia.

“Nosotros tenemos nuevamente en la provincia más restricciones con lo cual no creo que podemos trabajar en los próximos tiempos. Es muy difícil, las agencias de viaje tenemos una infraestructura importante. Por más que hemos recibido apoyo del Estado pero es insuficiente”, afirmó.

Señaló también que por la crisis se cerraron muchas empresas del rubro en todo el país.

Protesta de las agencias de turismo: un pasaje internacional tiene un recargo del 77% en impuestos

En la mañana de este lunes, representantes de las empresas de viajes y turismo marcharon al Banco Central, en el microcentro porteño, para reclamar porque las medidas cambiarias que se implementaron la semana pasada tienen un impacto negativo sobre el sector, uno de los más golpeados por la pandemia. La protesta también se extendió a varias ciudades del interior.

“Los años 2018 y 2019 no fueron buenos para nuestro sector, las fuertes devaluaciones y la caída del consumo generaron una importante baja en la facturación de las empresas de viajes y turismo. A finales del 2019 pensábamos que el impuesto PAIS sería la medida más dura que debería atravesar nuestra actividad para poner a prueba su capacidad de subsistencia, no imaginábamos todo lo que podría pasar durante el año 2020”, explicaron en un comunicado que entregaron a las autoridades del BCRA.

Según explicaron desde las cámaras que agrupan a las empresas del sector, cuando arrancó la pandemia, en marzo, asumieron que estarían entre los más damnificados pero entendieron que el Estado estaría dispuesto a ayudarlos para que no colapsen. De acuerdo a sus estimaciones, más de 26.000 familias viven exclusivamente del sector de agencias de viajes y turismo.

“Desde ya, agradecemos las medidas que se pusieron a disposición, pero no hay duda de que no han sido suficientes. Ahora, mientras atravesamos la peor crisis histórica de nuestro sector, el golpe de gracia para terminar de devastar nuestra industria vino de la mano de la implementación de un nuevo recargo para los pasajes y servicios turísticos acumulativo a los ya existentes”, señalaron.

Las agencias de turismo detallaron que los costos de los pasajes y servicios turísticos en el exterior cuentan con el recargo del 30% del Impuesto PAIS, un 7% del DNT (impuesto a los pasajes) y el 5% para los pagos en efectivo, ahora le deben sumar el 35% de adelanto del impuesto a las Ganancias. Con estos impuestos, un pasaje internacional emitido en efectivo en pesos tiene un recargo del 77% en impuestos, según explicaron.

“A esto debemos sumar todos los demás impuestos y tasas nacionales, provinciales y municipales que pagamos: IVA, Ganancias, 1,2% de Débitos y Créditos Bancarios, Ingresos Brutos, más las retenciones que los bancos nos efectúan de impuestos nacionales y provinciales. En muchos casos, la recaudación y percepción de esos impuestos están incorporados en nuestra facturación y debemos pagar impuesto por recaudarlos y estar obligados a pasarlos por nuestras cuentas corrientes”, indicaron en la carta, que lleva la firma de varias organizaciones. Entre ellas, la Federación Argentina de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt) y Foro Argentino de Consultores de Viajes (Facve).

“Hay que pensar mejor las medidas y medir mejor las consecuencias. Todo lo que viene a partir de ahora es malo, es crisis y más crisis, es imposible validar que para comprar un pasaje haya que pagar 77% de recargo por impuestos, los números espantan, nuestra realidad y futuro también. Sería fundamental que quienes idearon estas medidas desde un cómodo escritorio, salgan a la calle, se pongan en contacto con la realidad, conozcan los trabajos que ponen en juego”, reclamaron.

Las protestas se replicaron en varias ciudades del país como Mar del Plata, La Plata, Córdoba, Santa Fe, Rosario, Posadas, Puerto Madryn, Salta y Neuquén con las consignas de “salvemos al turismo” y “turismo de luto” para reforzar su reclamo. Muchos marcharon vestidos con ropa oscura pero sin banderas políticas.

En Buenos Aires, la protesta arrancó a las 10 de la mañana frente al Ministerio de Turismo y Deportes. Luego se dirigieron hacia el ingreso del Banco Central con carteles que repetían que la percepción y retención del 35% al turismo emisivo impacta directamente en el sector con consecuencias irreversibles.

“El detonante fue el tema de 35% de percepción, pero el reclamo tiene que ver con las más de 5.600 agencias de viajes que están en estado de emergencia, en estado crítico. Es la actividad que hoy tiene más carga impositiva. Sin turismo, se perderían 882.000 puestas de trabajo”, indicó Roberto Palais, director Ejecutivo de Facve. “Además, la apertura del turismo receptivo genera divisas genuinas para la Argentina”, agregó.

Las empresas del sector solicitaron a las autoridades:

  • Eliminación del impuesto solidario del 30% y de la retención del 35%.
  • Unificación de los protocolos de circulación, alojamientos y actividades recreativas en todo el territorio nacional para el inicio del turismo.
  • El inicio de vuelos regulares nacionales e internacionales.
  • Extensión de los apoyos del gobierno nacional y eliminación de toda la carga tributaria hasta la vacunación de una gran proporción de los argentinos.
  • También reclamaron que hasta tanto la actividad turística se reactive, se otorgue a las empresas que se comprometan a no despedir personal sin justa causa ATP al 100%.
  • Líneas especiales de financiamiento a tasa cero, con un plazo de amortización no menor de 36 meses y un plazo de gracia de entre 6 y 12 meses, a todas las empresas que siguen sin tener ingresos y deben seguir enfrentando gastos, costos y el sostenimiento en forma obligada de las estructuras laborales. (Infobae)
Descargar Semanario Seis Páginas
-