Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle

Paro Internacional de Mujeres y Disidencias Trabajadoras: “La deuda es interna y con todas nosotras”

Posadas

El movimiento de mujeres y disidencias convocó en todo el país a miles de mujeres que volvieron a ganar las calles masivamente después de dos años de pandemia.

(Por Patricia López Espínola) Ni el virus, ni el empobrecimiento, ni la violencia machista que no cesa, evitaron que en el Día Internacional de Mujeres y Disidencias Trabajadoras, ellas y ellos se encontraran colectivamente, abrazades y empáticas en las plazas, para marchar bajo la consigna “la deuda es con todes nosotres, que la paguen quienes la fugaron”, en el marco de un nuevo Paro Internacional Feminista, centrado en el impacto de la deuda con el FMI porque los reclamos más concretos siguen sin resuolverse y son las mujeres quienes más sufren las crisis económicas.

En este sexto paro del 8M, en Misiones hubo marchas en Posadas, Jardín América, Oberá, Eldorado, Andresito y Puerto Iguazú, entre otras localidades.

En la capital misionera, la convocatoria de la Coordinadora 8M de Mujeres y Disidencias Trabajadoras que fue multitudinaria se realizó en el Paseo La Terminal, en las intersecciones de la Avenida Mitre y Junín, donde poco antes del inicio de la marcha, por negligencia de una gran cantidad de policías y agentes de tránsito ubicados en el lugar, se produjo un accidente en el que atropellaron a la secretaria de comunicación de la CTA y militante de género, Alicia Rivas, cuando un coche de color blanco, sin respetar el cordón de la marcha, embistió a un motocicleta que perdió el control e impactó en la periodista, y cuyo conductor voló por el aire y terminó en el asfalto. Ambos resultaron con heridas por el choque y fueron trasladados al Hospital Madariaga, y están fuera de peligro.

Minutos después, recargadas y con la furia por lo ocurrido con una de las integrantes de la Cooordinadora 8M, el colectivo feminista y disidente comenzó a caminar portando la bandera de “Mujeres y Disidencias Luchamos por Nuestros Derechos”, por las calles del centro entre cantos y las voces en alto nombrando a las víctimas de femicidio, mientras el grupo “Anarco Escobas” integrado por Lucía, Paola, Mariela, María, Tania, Anahí y Adriana, de distintas organizaciones y colectivos, hicieron una performance bajo la consigna “Con nuestras escobas barremos las injusticias del mundo”.

“A la deuda que la paguen quienes la fugaron”

La marcha arribó a la plaza 9 de Julio donde tuvo lugar un acto con la lectura del documento, y concluyó con actividades culturales, bajo una persistente llovizna.

Las militantes de las organizaciones que integran la Coordinadora 8M pusieron sus voces al documento consensuado.

Abrió la lectura la responsable nacional de Género de la Federación Juvenil Comunista, Rebeca Barberán: “Esta es la rebelión de quienes no nos resignamos a vivir en la pobreza e indigencia, no nos resignamos al patriarcado ni al capitalismo. Salimos a la calle para gritar que seguimos luchando por nuestros derechos y contra el ajuste y el FMI. Esta es nuestra respuesta a quienes nos quieren hacer pagar la deuda de los que se robaron todo y se creen impunes. La deuda es con nosotras y nosotres y que la paguen los capitalistas que la fugaron”.

Recordó que las mujeres y disidencias trabajadoras no bajan sus banderas históricas. “Nuevamente en este Paro Internacional enfatizamos que si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras porque las trabajadoras no nos callamos más!”, enfatizó la militante comunista.

“Lo que llaman planes sociales es trabajo precarizado”

Mientras que Yaquelin Vera, coordinadora de Género de la CCC, reivindicó el rol de las mujeres y disidencias que en los barrios contienen el hambre. “Somos las que pusimos el cuerpo en plena pandemia como lo hicimos siempre. Somos las que cocinamos, cuidamos, acompañamos a nuestras compañeras que padecen violencias; pero también las que barremos las calles, mantenemos las plazas y desmalezamos los barrios”.
Algunos “nos llaman planeras como insulto y agresión. Pero les decimos que lo que llaman planes sociales es trabajo precarizado. Somos trabajadoras precarizadas, sobrevivientes que nos organizamos para conquistar derechos laborales que hoy defendemos”, expresó la joven.

La referente del Progen, Malvina Lara, ponderó el reencuentro una vez más en este espacio de lucha y reconocimiento. “Las calles y la plaza son nuestras como la de todos y todas las trabajadoras que luchan y no hay peste que nos detenga. Volvimos recargadas para profundizar nuestras luchas, exigir el No Pago de la deuda externa y rechazar cualquier ajuste que siempre recae sobre nosotras”, dijo.


Reiteró que pelean contra la precarización laboral que afecta con crueldad a todos los trabajadores, “pero con mayor ensañamiento a las mujeres y disidencias. Luchamos por lugares de trabajo libres de violencia”, reclamó.

“Sólo con lucha nuestras consignas serán realidad”

Entre los reclamos del 8M estuvo la exigencia al Ministerio de Salud Pública que garantice en la provincia el cumplimiento efectivo, sistemático y permanente de la ILE y la IVE que no es una opción sino una Ley.
“Basta de criminalizar y encarcelar a las madres por su condición de mujer y en situación de pobreza.
Libertad y absolución a María Ovando; a Victoria Aguirre, a Miriam Bogado, Justicia para Cristina Vázquez e Irma Ferreryra; reparación para Cecilia Rojas; libertad para Laura Villalba”.

La Coordinadora exige la aparición con vida de la niña Lichita, y piden justicia por María Carmen y Lilian Mariana. “No queremos que en nombre de nuestras luchas sigan fortaleciendo el aparato represivo del Estado, ni endureciendo penas. Basta de un Poder Judicial que nos victimiza y nos persigue. Lo necesitamos con perspectiva de género, con jueces y juezas que garantizan nuestros derechos”.

El Colectivo de Mujeres y Disidencias exige el cese de impunidad para los violentos, violadores y femicidas; la aparición de Tehuel de la Torre,y la absolución y libertad de Higui, de Milagro Sala, y de todas las mujeres y disidencias encarceladas sin pruebas y sin juicios; la absolución para César Arakaki y libertad para Daniel Ruiz.

“Volvimos para exigir el acceso libre, laico y gratuito a la educación y políticas públicas que garanticen los derechos de nuestras infancias y adolescencias y el respeto a las identidades sexuales y de género disidentes. Exigimos el Cupo Laboral Travesti Trans en todos los ámbitos, y políticas de acompañamiento a nuestras y nuestros compañeros travas que padecen situaciones de vulnerabilidad”.

También les preocupan las faltas de políticas públicas que garanticen el cuidado del medio ambiente: “Que los Gobiernos prioricen los espacios comunes por sobre los intereses privados, y que defiendan el buen vivir de las comunidades mbya guaraní y rurales de la provincia. Con nuestras luchas estamos cambiando el mundo. Lo hacemos más justo y más igualitario para todas y todos. No bajamos los brazos, no nos resignamos, no naturalizamos ni nos rendimos”, se advierte en el documento de la Coordinadora 8M.